Autores:

Dra. Patricia del Carmen Conde Moo
M. en C. José Jesús Heraclio Herrera Bazán
Comisión de Evidencia y Manejo de Riesgos

 

La salud humana está determinada por factores económicos y ambientales, así como conductas individuales. La salud de la población se relaciona con el acceso al agua y a su calidad, ya que el consumo de agua de mala calidad, incrementa potencialmente el riesgo a diversas enfermedades.

La Secretaría de Salud, a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), tiene la atribución de vigilar la calidad del agua para consumo humano con la que es abastecida la población mediante redes formales de distribución de agua. México cuenta con un amplio y robusto marco regulatorio para proporcionar a la población agua segura y de calidad.

 

Palabras clave: Calidad del agua, vigilancia sanitaria del agua, factores ambientales

 

EL AGUA, UN FACTOR IMPORTANTE PARA LA SALUD PÚBLICA


De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedades 1. Es por esto que podemos afirmar que la salud de las personas está asociada a diversos factores, tales como: económicos, ambientales (saneamiento básico y abastecimiento de agua de calidad), conductas personales y acceso a servicios de salud 2.

 

Uno de los factores más importantes para contribuir a la salud de la población es el acceso a fuentes de abastecimiento de agua de calidad.

 

El agua es un recurso natural esencial para la vida humana, ya que su consumo y uso es indispensable para la higiene, para la producción y consumo de alimentos y el uso recreativo. Existen diversos estudios científicos que demuestran que el agua está relacionada con la higiene y la salud humana; se ha confirmado una reducción de la incidencia de casos de diarrea en la población, por el simple acto de realizar el lavado de las manos con agua de calidad y jabón 3.

 

La OMS define como agua de uso doméstico a la utilizada para todas las actividades domésticas habituales como el consumo, el baño y la preparación de alimentos 4‚ por lo tanto, la calidad del agua de uso doméstico es un tema de suma importancia, debido a que influye en la higiene y, por consiguiente, en la prevención de enfermedades infecciosas, en particular las gastrointestinales.

 

Riesgos sanitarios relacionados con la calidad del agua

Actualmente se sabe que muchas enfermedades están relacionadas con el consumo de agua de mala calidad, entre las que se incluyen: infecciones gastrointestinales (diarreas), parasitosis (amibiasis), infecciones en la piel y los ojos, además de enfermedades crónicas asociadas a la exposición a sustancias tóxicas (metales, plaguicidas, entre otras). Cabe resaltar dos ejemplos relevantes, en primer lugar el tema de lasenfermedades diarreicas, las cuales son la segunda causa de muerte de niños menores de cinco años y ocasionan la muerte de 760,000 niños cada año en el mundo. Una diarrea puede estar ocasionada por diversos microrganismos incluyendo bacterias, virus y parásitos. El mecanismo de transmisión es por alimentos o agua de consumo contaminada, o bien de una persona a otra como resultado de una higiene deficiente 5.

 

El segundo ejemplo es el del arsenicismo, se presenta cuando una persona ha estado en constante contacto con el arsénico contenido en el agua de ciertas regiones. Los efectos por la exposición, corta o prolongada, al arsénico en agua, se pueden ver reflejados en afectaciones diversas, como pueden ser al sistema nervioso central y al tracto gastrointestinal, lesiones en la piel, así como disminución de respuesta del sistema inmune 6 y, en casos extremos, se llega a presentar cáncer de piel o vejiga 7.

 

Vigilancia en agua de uso y consumo por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS)


Con la finalidad de disminuir el riesgo a la salud de la población mexicana es importante contar con un plan íntegro y eficaz de vigilancia en el abastecimiento y distribución de agua y tener como resultado agua apta para uso y consumo de la población mexicana. Para este fin, se requiere vigilar que se cumpla con los límites permisibles en cuanto a sus características microbiológicas, físicas, organolépticas, químicas y radiactivas, de tal manera que se asegure y preserve la calidad del agua en los sistemas, hasta su entrega al consumidor 10.

 

Para salvaguardar la calidad sanitaria del agua para uso y consumo humano, la Secretaría de Salud, desde 1991, estableció, en todas las entidades federativas, el Programa de Monitoreo de Cloro Residual en el agua distribuida por la red pública. Actualmente el programa se denomina Agua de Calidad Bacteriológica y sus lineamientos están establecidos de acuerdo con la NOM-127-SSA1-1994.

 

La COFEPRIS vigila que el agua para uso y consumo humano, distribuida en las poblaciones de nuestro país por los diferentes responsables, cuente con un nivel de cloración y saneamiento dentro de la regulación mexicana, para que de esta manera se disminuyan los riesgos sanitarios en el uso y consumo del líquido vital.

 

Marco legal para disminuir los riesgos sanitarios asociados al agua de uso y consumo humano en México


En México contamos con un marco regulatorio que tiene como objetivo disminuir los riesgos sanitarios asociados al agua de uso y consumo humano:

 

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos declara que “Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines”.

 

La Ley General de Salud establece que corresponde al Sector Salud emitir las normas técnicas a las que deberá sujetarse el tratamiento del agua para uso y consumo humano (Art. 118, fracc. II), así como vigilar y certificar la calidad de la misma (Art. 119, frac. II).

 

El Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario de Actividades, Establecimientos, Productos y Servicios menciona que “el responsable de un sistema de abastecimiento de agua deberá notificar de inmediato a la autoridad sanitaria, de cualquier incidente o accidente en loscomponentes del sistema, que dé lugar a modificaciones en la calidad del agua, haciéndola impropia para consumo humano” (Art. 101) y que “se considera agua potable o agua apta para consumo humano, toda aquella cuya ingestión no cause efectos nocivos a la salud”, así mismo, indica que “se considera que no causa efectos nocivos a la salud, cuando se encuentra libre de gérmenes patógenos y de sustancias tóxicas, y cumpla, además con los requisitos que se señalan en este Título” Tercero “y en la norma correspondiente” (Art. 209).

 

Asimismo, existen diversas Normas Oficiales Mexicanas (NOM), cuyo cumplimiento es obligatorio y establecen los límites permisibles de calidad y tratamientos a que debe someterse el agua para su potabilización (NOM-127-SSA1-1994); la metodología para realizar la vigilancia y evaluación del control de calidad del agua para uso y consumo humano, distribuida por sistemas de abastecimiento público (NOM-179-SSA1-1998), así como los procedimientos sanitarios para el muestreo de los límites permisibles de calidad y tratamientos que deben de cumplir en los sistemas de abastecimiento públicos y privados durante el manejo del agua para uso y consumo humano (NOM-230-SSA1-2002).

 

1. WHO (1948). Official Records of the World Health Organization, Nº 2, p. 100. (Consultado el 20 de mayo de 2015).
2. OMS (2002). Comunidades saludables: una guía para las comunidades y la salud comunitaria. (Consultado el 20 de mayo de 2015).
3. Cairncross, S; Hunt, C; Boisson, S; Bostoen, K; Curtis, V; Fung, I; Schmidt, WP. (2010). “Water, Sanitation and Hygiene for the Prevention of Diarrhea”. International Journal of Epidemiology; vol. 39, pp 1193-1205.
4. Howard, G and Bartram, J. (2003). Domestic Water Quantity, Service Level and Health, WHO/SDE/WSH/03.02. (Consultado el 20 de mayo de 2015).
5. OMS (2013). Enfermedades diarreicas. Nota descriptiva N°330, abril de 2013. (Consultado el 20 de mayo de 2015).
6. Conde, P; Acosta-Saavedra, LC; Goytia-Acevedo, R; Calderon-Aranda, ES. (2007). “Sodium Arsenite-Induced Inhibition of Cell Proliferation Is Related to Inhibition of IL-2 mRNA Expression in Mouse Activated T Cells”. Archives of Toxicology; Vol. 4, pp 251-259.
7. Dangleben, NL, Skibola, CF; Smith, MT. (2013). “Arsenic Immunotoxicity: a Review”. Environmental Health; Vol. 12, pp 73-88.
8. Castro de Esparza, ML (2006). Presencia de arsénico en el agua de bebida en América Latina y su efecto en la salud pública. International Congress Mexico City, 20-24 June 2006. (Consultado el 20 de mayo de 2015).
9. Modificación a la Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994, Salud ambiental. Agua para uso y consumo humano. Límites permisibles de calidad y tratamientos a que debe someterse el agua para su potabilización. Publicada en el Diario Oficial de la Federación, 20 de octubre de 2000.
10. Reglamento de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios. Publicado en el Diario Oficial de la Federación, 13 de abril de 2014.

 

 

Recomendaciones para el cuidado de la salud en el día a día.


VIDEOS

 

LO MÁS RECIENTE

AGUA SALUDABLE

 

CLÍNICAS PATITO

 

TE RECOMENDAMOS