Lic. Álvaro Israel Pérez Vega
Comisionado de Operación Sanitaria

 

Maricela buscaba mejorar su apariencia física, por lo que una amiga le recomendó a una supuesta experta llamada Rosa María Victorino. Aquí te contamos su historia.


Maricela no dudó en confiar en la recomendación de su amiga, pero lo que sucedió era algo que no esperaba. Maricela recibió inyecciones de sustancias que, después de ser analizadas en un laboratorio, resultaron ser aceites de bebé y silicones. Esto le provocó una enfermedad que desafortunadamente, no tiene remedio. La vida cambió radicalmente para Maricela, causándole dolores, llanto, arrepentimiento, muchas preguntas y poca claridad ante su nueva realidad.


Rosa María Victorino inyectó mediante engaños sustancias dañinas a Maricela, las cuales le provocaron una Enfermedad por Modelantes.


Al ver por televisión un reportaje de los servicios que presta el Hospital General de México, Maricela decidió acudir al centro hospitalario para iniciar un tratamiento con la finalidad de mejorar su calidad de vida y atender su enfermedad. El tratamiento no ha sido sencillo, pues pasa días en los que le resulta imposible sentarse, noches sin dormir y muchos medicamentos. Diversas consultas dan cuenta del sufrimiento de Maricela, que lo único que buscaba era un tratamiento estético.


Simultáneamente, Maricela se enteró que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) es la autoridad competente para verificar la prestación de servicios médicos. De igual forma, escuchó que la Comisión revisaría las clínicas y establecimientos denominados “patito”, que son precisamente los lugares en los que personas sin cédula profesional y sin el equipo ni materiales adecuados, ofrecen servicios para mejorar la apariencia física de las personas. Por esta razón, Maricela presentó formalmente una denuncia en las oficinas de la COFEPRIS.


La COFEPRIS otorgó asesoría para la presentación de la denuncia e inmediatamente los verificadores se presentaron en el domicilio señalado por Maricela, con la finalidad de revisar las condiciones bajo las cuales se prestaban los servicios de supuestas mejoras estéticas, encontrando irregularidades graves:

La señora Rosa María Victorino carece de cédula profesional debidamente certificada que la acredite como médico general y como especialista en cirugía plástica.

El establecimiento en el que otorga sus servicios corresponde a una casa habitación sin aviso de funcionamiento.

Los servicios se prestan sin responsable sanitario.

 

Ante los incumplimientos, la COFEPRIS estampó sellos de suspensión en la puerta de la casa. Además, se dio vista al ministerio público para investigar la responsabilidad penal que, en su caso, es imputable a la señora Victorino. También se procedió a la imposición de una multa económica superior a los cuatrocientos mil pesos.


Al presentar la denuncia sanitaria, Maricela no sólo alertó a la autoridad, sino que evitó riesgos a otras personas. Por ello, si tú estás o conoces a alguien que esté en una situación similar, te invitamos a que presentes la denuncia sanitaria en contra de aquellos que se dicen expertos en procedimientos estéticos, así como de aquellos que se han convertido en charlatanes de la salud, poniendo en riesgo la vida de las personas que buscan sus servicios. Estos individuos deben ser sancionados por engañar al público y por atentar en contra de su bienestar y vida.


Denuncia en www.cofepris.gob.mx o al 01 800 033 5050

De 2013 a septiembre de 2015, la COFEPRIS y el Sistema Federal Sanitario han verificado un total de 1,728 clínicas con prestación de servicios de cirugía plástica, estética o reconstructiva, suspendiendo actividades en 186 de ellas. Las causas más frecuentes de  incumplimiento son:

No contar con licencia sanitaria.

No contar con aviso de funcionamiento.

No cumplir con la normativa vigente.

No contar con personal profesional médico.

No contar con expediente clínico de los pacientes.

Prescribir medicamentos a granel, sin registro sanitario o sin etiquetas.

Realizar actos quirúrgicos en el consultorio.

 

Si te interesa acudir a un establecimiento en el que se presten servicios de cirugía plástica, estética o reconstructiva, la COFEPRIS te recomienda:

Solicitar al médico que presente la cédula profesional que lo acredite como especialista en cirugía estética y pedir que muestre su certificación. Puedes consultar la lista de cirujanos plásticos certificados en www.cofepris.gob.mx sección alertas, servicios de salud.

Exigir que te muestren la licencia sanitaria del establecimiento, el aviso de funcionamiento y el aviso del responsable sanitario.

Exigir que los medicamentos o pastillas, se presenten en cajas cerradas y con registro sanitario, previa prescripción médica que indique el modo de uso y su finalidad.

Solicitar que te muestren las áreas separadas (negra o el acceso general, gris o de acceso restringido y blanca o de acceso exclusivo a cirujanos) en caso de que se presten servicios quirúrgicos.

Requerir que el establecimiento cuente con servicio propio de ambulancia o con un convenio para transportar pacientes en ambulancia en caso de urgencia.

 

 

Prevención de riesgos sanitarios a través de testimonios reales.


VIDEOS

 

LO MÁS RECIENTE

AGUA SALUDABLE

 

CLÍNICAS PATITO

 

TE RECOMENDAMOS