Autores:

 

Alvaro Israel Perez Vega
Comisionado de Operación Sanitaria

 

Lic. David Guzmán Salgado
Director Ejecutivo de Supervisión
y Vigilancia Sanitaria

QA. Alberto Trejo Meneses
Coordinador de Denuncias

 

 

Queremos saber cuáles son tus dudas, comentarios, quejas y denuncias, acércate a nosotros.

Maricarmen contó una situación por la que atravesó hace poco al comprar un producto de higiene personal, el cual no cumplió en lo más mínimo con sus expectativas. Lo adquirió por internet, así que cuando llegó a su casa y lo inspeccionó notó que dicho producto no tenía lote, código de barras, ni autorización emitida por la Secretaría de Salud; aunado a esto,  al contactar al sitio en el que adquirió el producto le informaron que por ser un artículo de uso personal, no realizaban cambios, ni devoluciones, además omitieron otorgar una dirección física de oficina o establecimiento permanente.

 

Palabras clave: Copa Menstrual, Internet,  Instructivo, Registro Sanitario.

 

Hola, mi nombre es Maricarmen, les escribo para compartirles mi historia.

Navegando por internet encontré una página sobre un producto denominado “COPA MENSTRUAL”, en dicha página señalaban maravillas del producto: ahorro de dinero, beneficio al medio ambiente (toda vez que el mismo se reutiliza infinidad de veces), comodidad, seguridad, entre otros beneficios.

Con tantos atributos, me animé a comprarla contactando a las distribuidoras. En un inicio me pareció muy extraño que no contaran con un local, aun así hice mi cita y me entregaron el producto en una plaza comercial.

Ya en mi casa, al abrir el empaque del producto leí el instructivo. Mi primera sorpresa fue que no encontré ninguna información que indicara que el producto contaba con autorización de la Secretaría de Salud. En segundo lugar, me encontré con que el material con el que estaba fabricado era de un plástico tipo chupón, pero con rebabas, no tenía un acabado liso y suave, como se esperaría de un producto que se utiliza en una zona íntima. No obstante,  con el instructivo en una mano y la copa menstrual en la otra, me dirigí a mi baño para probarla. El primer problema fue que las instrucciones no eran claras y después de numerosos y molestos intentos logré introducirla. El segundo problema fue que, según el instructivo, la copa menstrual se debe retirar de 8 a 12 horas después de colocarla, lo cual me pareció increíble, así que la retiré a las 6 horas. Intenté retirarla pero no podía, incluso siguiendo las instrucciones de romper el vacío y “jalarla gentilmente”, finalmente, después de varios intentos y de lastimarme al manipularla, logré sacarla.

Después de esta experiencia, decidí consultar si estos productos están autorizados por la COFEPRIS y me percaté de que requieren de registro sanitario, motivo por el cual la deseché y decidí no volver a adquirir otro producto similar, a no ser que cuente con registro sanitario.

Como consecuencia de lo denunciado por Maricarmen, la COFEPRIS, emitió una “ALERTA SANITARIA” que se encuentra pública en la dirección www.cofepris.gob.mx sección “Alertas Sanitarias”, en la cual se informa lo siguiente:

    El producto denominado “COPA MENSTRUAL” y cualquiera de su tipo, requieren de un registro sanitario, ya que se considera un dispositivo médico de CLASE II.

    Los dispositivos médicos CLASE II, son aquellos insumos conocidos en la práctica médica que pueden tener variaciones en el material con el que están elaborados o en su concentración y generalmente se introducen al organismo.

    Se desconoce la calidad y seguridad de los materiales empleados en la fabricación de las copas menstruales y los efectos secundarios que estas puedan causar a la salud de la población.

Por todo lo anterior, se recomendó NO adquirir, ni usar dichos productos ya que pueden generar un riesgo a la salud de la población femenina. Es importante señalar que la COFEPRIS, en pleno respeto a los Derechos Humanos y a la igualdad de género, vigila que los productos de uso personal cumplan con los requisitos que señala la Ley General de Salud, para que las y los consumidores los puedan usar de forma segura y no generen un riesgo a su salud, por lo que cualquier producto que cuente con registro sanitario podrá ser comercializado en los términos que sean autorizados por la COFEPRIS, conforme a la valuación técnica y científica que para cada caso realice.

 

 

 

Nuestros lectores nos cuentan sobre sus experiencias y dudas en relación a COFEPRIS


VIDEOS

 

LO MÁS RECIENTE

 

COPAS MENSTRUALES

 

5 PRINCIPIOS 15 ACCIONES

 

DIFERENCIA ENTRE MEDICAMENTOS DE LIBRE VENTA Y CON RECETA

RECOMENDACIONES EN RESTAURANTES Y BARES

 

 

IMPORTANCIA DEL ASEGURAMIENTO DE CALIDAD EN LAS MEDICIONES ANALÍTICAS

 

 

TE RECOMENDAMOS