Álvaro Israel Pérez Vega
Comisionado de Operación Sanitaria

 

Pamela Suárez Brito
Directora Ejecutiva de Programas Especiales-COS

Michel Salazar Canaán
Gerente de Atención a Emergencias y Desarrollo de Procedimientos

 

Acciones para la solución de los problemas de saneamiento en las comunidades rurales, con la finalidad de proteger a la población contra riesgos sanitarios en zonas de calor.

Palabras clave: saneamiento, condiciones sanitarias, desinfección.

 

Adaptarse a las diversas condiciones climatológicas que prevalecen en el país representa un reto importante para la población, pero estas condiciones no sólo afectan la sensación de frío-calor que como humanos podemos percibir. Las temperaturas altas determinan el incremento de riesgos potenciales en materia sanitaria, lo que conlleva a tener preparada una respuesta oportuna de prevención y fomento en la población sobre las actividades de saneamiento básico en las zonas de más calor del país, que comúnmente se encuentran a menos de los 1,000 metros sobre el nivel medio del mar en zonas áridas y costeras.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al Saneamiento básico como “la tecnología de más bajo costo que permite tener un medio ambiente limpio y sano, tanto en la vivienda como en las proximidades del hogar.” Bajo esta perspectiva, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), ha identificado las recomendaciones más adecuadas para dar solución a los problemas de saneamiento cuando las condiciones de temperatura son elevadas en las comunidades rurales y/o de difícil acceso, lo que ha permitido educar y proteger a la población contra riesgos sanitarios.


El saneamiento básico se conforma de 5 ejes que representan una oportunidad para desarrollar  acciones en materia de protección contra riesgos sanitarios en la población, a través de las acciones preventivas siguientes:

 

Revisión de fuentes y sistemas de abastecimiento de agua para uso y consumo humano.
Disposición sanitaria de excretas (letrinas o baños).
Manejo sanitario de los residuos sólidos.
Control de la fauna nociva (ratas, cucarachas, pulgas, etc.).
Mejoramiento de las condiciones sanitarias y limpieza de la vivienda.

 

La eficiencia del saneamiento básico en una comunidad es mayor cuando se complementa la atención con acciones de fomento sanitario. La capacitación y la educación sanitaria son indispensables en cualquier localidad, sin importar la cultura, raza o género.
A continuación, presentamos las recomendaciones de saneamiento básico que debes llevar a cabo en tu localidad:

 

Desinfectar el agua de uso y consumo humano (hervir, clorar o agregar plata coloidal).
No consumir agua o alimentos  en vía pública, mal conservados o de dudosa procedencia.
De preferencia, tomar sólo agua embotellada.
Lavar y desinfectar los depósitos para almacenar agua (tinacos, piletas, tambos) y mantenerlos bien tapados.
Conservar, manejar y almacenar los alimentos adecuadamente. Mantén los alimentos en refrigeración.
Desechar los sobrantes o los alimentos que permanecieron mucho tiempo sin refrigeración.
Consumir pescados y mariscos sometidos a un proceso de cocción.  
Desinfectar frutas y verduras (ya sea con plata coloidal o con cloro).
Consumir los alimentos inmediatamente después de prepararlos, para evitar su descomposición.
Lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar alimentos, comer o ir al baño y después de ir al baño y realizar actividades de limpieza.
Mantener mosquiteros en puertas y ventanas para impedir el ingreso de fauna nociva.
Mantener a las mascotas bien hidratadas.
Mantener limpio y desinfectado el lugar destinado a los residuos sólidos y orgánicos, evitando la proliferación de moscas o fauna nociva.
Tener botes de basura en el interior y exterior de la vivienda.
Acudir inmediatamente al médico o puesto de salud al presentar algún malestar. No automedicarse.

 

    De acuerdo a lo anterior, de enero a junio de 2016, la COFEPRIS a través del Sistema Federal Sanitario, ha reportado las siguientes acciones en materia de saneamiento básico, desarrolladas en los diversos estados del país:


    331,441 determinaciones de cloro residual libre en agua de uso y consumo humano.
    Cloración de 22,020 depósitos de agua (tinacos, cisternas, cubetas, aljibes) con un total de 240,010,223 litros de agua desinfectados.
    Distribución a la población de 219,746 frascos de plata coloidal.
    Distribución a la población de 22,697 kg de pastillas de hipoclorito de calcio.
    Encalamiento de 3,947 focos infecciosos con un total de 25,073 kg de cal.
    Muestras ambientales: 8,091 muestras de aguas residuales (hisopos de Moore) y 3,401 muestras de agua blanca (hisopos de Spira).
    1,798 pruebas rápidas microbiológicas para la identificación de coliformes totales y E. coli.


    Este tema implica superar muchos retos, el impacto positivo en la salud de la población y los logros alcanzados hasta el momento, son el impulso para continuar en la búsqueda de iniciativas que contribuyan en las acciones de control sanitario en comunidades con deficiencias en los servicios básicos y en aquellas que se ven afectadas en eventos de gran magnitud por fenómenos naturales. Éstas, alineadas a la estrategia incluida en el Programa de Acción Específico 2013-2018 y los objetivos del Programa Sectorial de Salud 2013-2018, donde la aplicación de medidas en materia de saneamiento básico son una prioridad para todos.

     

 

 

Beneficios de las acciones que COFEPRIS realiza.


VIDEOS

 

LO MÁS RECIENTE

 

 

TE RECOMENDAMOS