Autor: Mtro. Patricio Enrique Caso Prado
Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios.

 

México es uno de los países con mayor incidencia de sobrepeso, obesidad y diabetes en el mundo. Por esto, el Gobierno de la República lanzó desde el 2013 la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes. Ésta contiene tres vertientes: (i) medidas de salud pública, (ii) mejorar la atención médica de pacientes y, (iii) medidas regulatorias para proteger a la población. El componente regulatorio incluyó restricciones publicitarias de alimentos y bebidas no alcohólicas en horarios de audiencia infantil, la inclusión de un sello de calidad nutrimental y el lanzamiento de un nuevo etiquetado frontal.

Componente regulatorio de la Estrategia Nacional para la prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes.

 

De acuerdo a la última información disponible de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), 32 de cada 100 mexicanos padecen obesidad, convirtiéndonos en el segundo país de la OCDE con mayor obesidad, muy por encima del promedio (18 personas con sobrepeso por cada 100 habitantes). Esto es concordante con los datos de la Encuesta Nacional de Salud 2012, que indica que 73 de cada 100 mexicanas y 69 de cada 100 mexicanos padecen sobrepeso u obesidad.


El problema del sobrepeso y la obesidad en México es alarmante, ya que es la causa de enfermedades como la diabetes mellitus, hipertensión, insuficiencia renal e infartos. Es sin duda un tema que nos debe de ocupar a todos.


A partir de este diagnóstico, el pasado 31 de octubre de 2013, el C. Presidente de la República anunció la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes. Se trata de una medida sin precedentes para coordinar e integrar una serie de medidas en tres vertientes:

1. Medidas de salud pública.

2. Mejora a la atención médica de pacientes.

3. Medidas regulatorias para proteger a la población.

 

El componente regulatorio de la estrategia tuvo tres grandes avances:


a) Restricciones publicitarias para alimentos y bebidas en horarios infantiles de cine y televisión.

Antes de esta reforma no existía ningún tipo de regulación en materia de publicidad de alimentos y bebidas no alcohólicas, únicamente existían prácticas de autorregulación por parte de la industria. En este sentido, se detectaron áreas de oportunidad, a partir de las cuales se diseñaron medidas con base en las mejores prácticas internacionales.


En específico, se estableció que solamente podrán publicitarse, en horarios de audiencia infantil, aquellos productos que cumplan con los criterios nutricionales más estrictos. Adicionalmente, se estableció la prohibición absoluta para que dulces, botanas, chocolates, bebidas saborizadas y refrescos puedan pautar en los horarios restringidos.


Para efectos de determinar los horarios infantiles, se consideraron los siguientes como horarios restringidos:


- Lunes a viernes: de 14:30 a 19:30 hrs.
- Sábados y domingos: de 7:00 a 19:30 hrs.
- Anuncios en cine para películas cuya clasificación oficial es A y AA.


Con estos avances, México se coloca a la vanguardia como el primer país en establecer un criterio objetivo de horarios infantiles.


b) Inclusión de un sello de calidad nutrimental.

A partir de la estrategia, se diseñó un sello nutrimental para incluirse en el etiquetado de los alimentos y bebidas que cumplan con los estándares nutrimentales más estrictos con base en estándares internacionales.


Al igual que en las restricciones publicitarias contempladas en la estrategia, se estableció que ningún dulce, botana, chocolate, bebida saborizada o refresco, podrá contar con el sello nutrimental.
Esta segunda medida tiene dos grandes beneficios:

1. Proporciona un mecanismo simple de información para los consumidores y 2. Genera incentivos para la reformulación de productos en el mercado.


c) La inclusión de un nuevo etiquetado frontal obligatorio.

Antes de la Estrategia, solamente era obligatoria la inclusión de un panel tarsero en los alimentos y bebidas no alcohólicas, que indica información nutrimental de una manera poco clara. En este sentido, la Estrategia contempló la inclusión de un nuevo etiquetado frontal obligatorio que transparentará la información nutrimental a los consumidores, mismo que entró en vigor el pasado 1° de julio de 2015

Este etiquetado cuenta con las siguientes características:

1. Muestra el total de calorías que contienen los productos, el aporte calórico por fuente nutrimental y el porcentaje de nutrientes diarios basados en una dieta de 2,000 kcal.

2. Proporciona información clara la cantidad de grasas, grasas saturadas, azúcares y sodio contenidos en los alimentos y bebidas.

3. Muestra el porcentaje que representa el contenido de cada uno de estos nutrimentos respecto del consumo máximo diario que un individuo puede tener de cada uno de ellos.

4. Los valores de azúcares, grasas y grasas saturadas son reportados en kcal. en todos los productos, con lo que es posible comparar entre diversos productos.

5. Se unifica el tamaño de las porciones en el caso de envases familiares, con lo que dos productos de la misma categoría se vuelven comparables.

 

Con esto, se busca transparentar el contenido nutrimental de los productos para que los consumidores puedan tomar mejores decisiones de consumo.

 

El nivel de cumplimiento de las medidas ha sido positivo:


Se estima que en el mercado mexicano de alimentos y bebidas pre-envasados hay un aproximado de 32 mil diferentes productos. Tanto la NOM como el Reglamento, prevén un mecanismo escalonado para la entrada en vigor del etiquetado frontal. Sin embargo, la fecha límite de adecuación del etiquetado frontal en todos los productos es el 1° de julio de 2016.

 

De esta forma, el comportamiento que se verá en anaqueles relacionado con la implementación del etiquetado frontal es el siguiente:

Beneficios al consumidor

1. Con la entrada en vigor de estas medidas, se cumple el mandato presidencial de la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes con los siguientes beneficios para la población.

2.Son herramientas que permiten mejorar los hábitos alimenticios de la población y coadyuvar a las mejores decisiones de consumo.

3. Se reduce la exposición de la población infantil no está expuesta a anuncios publicitarios de alimentos y bebidas no alcohólicas con altos contenidos calóricos.

4. La población en general puede identificar aquellos alimentos que cumplen con criterios rigurosos establecidos por la Secretaría de Salud por medio del sello nutrimental.

5. El consumidor tiene mayor información nutrimental en cada producto que consumen a partir de la entrada en vigor del etiquetado frontal.

 

 

Recomendaciones para el cuidado de la salud en el día a día


VIDEOS

 

LO MÁS RECIENTE

REACCIONES ADVERSAS A MEDICAMENTOS

 

ETIQUETADO FRONTAL NUTRIMENTAL

 

TE RECOMENDAMOS