Autores:

Lic. Jorge Antonio Romero Delgado
Comisionado de Fomento Sanitario

Lic. Cintya Sánchez Ramírez
Directora Ejecutiva de Fomento Sanitario

 

Fecha de publicación: 22 de agosto 2017

La alfarería tradicional es una actividad asociada a un factor cultural muy importante en nuestro país, como parte del proceso de elaboración de las piezas de barro a baja temperatura, los artesanos esmaltan sus productos para hacerlos más atractivos a los consumidores, para ello existen esmaltes que no representan riesgo a la salud, sin embargo, todavía se utiliza un material llamado “greta”, que es óxido de plomo, una sustancia tóxica que se va acumulando con el paso del tiempo en el organismo.

Palabras claves: óxido de plomo, alfarería tradicional, esmalte sin plomo, loza vidriada de baja temperatura, greta.

 

La alfarería vidriada tradicional es una actividad que se encuentra asociada a un factor cultural muy importante en nuestro país. Existen comunidades alfareras en México que han sobrevivido realizando esta actividad generación tras generación, principalmente en estados como Puebla, Estado de México y Michoacán. 


Muchos artesanos, como parte del proceso de elaboración de piezas de barro a baja temperatura, esmaltan sus productos para que tengan brillo y sean más atractivos para los consumidores finales, y lo hacen con esmaltes que cumplen con la normatividad y no representan riesgo a la salud de la población.


Sin embargo, todavía existen alfareros que para ese toque final de la pieza utilizan esmaltes que contienen un material llamado “greta”, que es óxido de plomo, una sustancia tóxica que se va acumulando con el paso del tiempo en el organismo, afectando a diversos órganos del cuerpo como el cerebro, hígado, riñones y huesos, con efectos especialmente dañinos en los niños pequeños. Además, el plomo presente en los huesos es liberado hacia la sangre durante el embarazo y se convierte en una fuente de exposición para el feto 1.


Este esmalte de óxido de plomo es usado solo o mezclado con otros productos para dar brillo a las piezas de barro, con la finalidad de que sean más atractivas para los consumidores finales, lo que resulta inofensivo para el consumidor cuando estos productos se manejan como piezas de ornato, ya sea en maceteros, floreros, figuras decorativas, entre otros. Sin embargo, si son utilizados para preparar, servir, almacenar o cocinar alimentos, resultan peligrosos porque la acidez de la comida hace que éste esmalte se disuelva y se mezcle con el alimento y al ser consumido se introduce la sustancia tóxica en el organismo. En todo caso, independientemente del uso que se le dé a las piezas, quienes están en riesgo permanente por la utilización de esmaltes con plomo son los productores alfareros.


Esta contaminación alcanza a un número muy importante de personas, exponiendo a los consumidores y a los productores a una intoxicación crónica que interfiere en el desarrollo de los niños, provocando retraso mental, problemas de conducta y bajo peso al nacer. Para el caso de las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia existe el riesgo de sufrir abortos o trasladar la intoxicación al bebé.


 

En el país existen alrededor de 10,000 alfareros que se dedican a la producción de loza vidriada de baja temperatura en 14 entidades federativas, a saber: Chiapas, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas. De acuerdo a la información con la que cuenta esta Comisión Federal, Puebla y Michoacán siguen concentrando el mayor número de alfareros.


De 2006 a 2011, la Secretaría de Salud, a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, y la Secretaría de Desarrollo Social,  a través del Fondo Nacional para el Fomento a las Artesanías,  realizaron acciones para fortalecer el uso de esmaltes sin plomo en las comunidades alfareras, mediante programas de capacitación y fomento sanitario a alfareros, con la finalidad de exponer el riesgo por el uso de la sustancia tóxica y desarrollando talleres para sustituir el empleo de la greta por esmaltes libres de plomo.


Actualmente, ambos organismos se enfocan en esta problemática y trabajan en conjunto para lograr erradicar el uso de óxido de plomo en la alfarería mexicana, particularmente en las comunidades ubicadas en los estados de Guanajuato, Estado de México, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Morelos y Puebla.
En materia regulatoria, la COFEPRIS ha realizado acciones para fortalecer la vigilancia del nivel de plomo en sangre de la población expuesta ocupacionalmente y población en general, y trabaja en un proyecto de norma para homologar los niveles a los establecidos por la Organización Mundial de la Salud.


Además, se ha establecido una mesa de trabajo interinstitucional para desarrollar una estrategia de fomento sanitario y capacitación a los alfareros en el uso de esmaltes sin plomo, realizar acciones de vigilancia sanitaria a los comercializadores y productores de óxido de plomo y esmaltes libres de plomo para que cumplan con las normatividades vigentes e implementar una campaña para reposicionar el mercado alfarero libre de plomo entre la población mexicana  y que la utilización de los instrumentos de cocina de barro que usaban generaciones pasadas pueda llevarse a cabo sin riesgo alguno.

Referencias:

1. OMS, Intoxicación por plomo y salud, Nota descriptiva, Actualización de septiembre de 2016. Disponible en la página web http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs379/es/

2. Imágenes proporcionadas por el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías

 

 

 

 

Recomendaciones para el cuidado de la salud en el día a día


VIDEOS


 

LO MÁS RECIENTE

 

 

 

 

TE RECOMENDAMOS