Autora:

Q.F.B. Raquel Hernández Treto
Enlace de Alto Nivel de Responsabilidad en Atención al Público

 

Fecha de publicación: 22 de agosto 2017

Los plaguicidas son sustancias que constituyen un beneficio a los humanos ya que permiten combatir organismos que pueden generar un riesgo a la salud. En la actualidad existen gran cantidad de productos que cumplen con esta función, pero es importante que el uso y manejo de éstos sea con los cuidados y conocimientos adecuados, por lo que antes de su aplicación se debe leer la etiqueta, cerciorarse que es de uso doméstico y que tiene registro sanitario otorgado por COFEPRIS.

Palabras clave: plaguicida, uso doméstico, Registro Sanitario, etiqueta, COFEPRIS.

 

 

Los plaguicidas son sustancias o mezcla de sustancias que aportan beneficios a los humanos porque le permiten eliminar organismos cuya proliferación o contacto con las personas pueden constituir un riesgo a su salud.


Los organismos a los que nos referimos son en su mayoría insectos que son considerados vectores de enfermedades, como puede ser el dengue, chikungunya, el virus del zika, malaria, entre otros; o aquellos insectos cuyas picaduras pueden ocasionar graves daños a las personas, incluso la muerte.


También se consideran plagas a las colonias de organismos, animales o vegetales que ocasionan un daño a los cultivos y a las plantas, como pueden ser insectos, microorganismos como hongos y bacterias o bien otras plantas que limiten o impidan el adecuado crecimiento y desarrollo de un cultivo.


Aunque existen sustancias naturales que repelen o eliminan los organismos que puedan constituir una plaga, en su mayoría se trata de sustancias tóxicas, por ello su uso debe ser consciente y controlado, es decir debe equilibrarse en todo momento el beneficio esperado con la posible afectación tóxica del uso de los plaguicidas.


El uso de estas sustancias sin los cuidados y el conocimiento adecuado pueden afectar la salud de quien lo usa, así como la de las personas expuestas al mismo, e incluso generar afectación al medio ambiente.


Dependencias gubernamentales como son la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) trabajan en conjunto para emitir una opinión técnica que permite regular estas sustancias. Por su parte, la COFEPRIS se encarga de autorizar la producción, importación  y  comercialización en territorio nacional, para ello emite una Licencia Sanitaria para el fabricante o formulador y  un Registro Sanitario para el producto terminado. En cuanto a SEMARNAT, esta emite una opinión técnica respecto a la protección del ambiente y SAGARPA sobre la efectividad biológica del plaguicida. De esta forma se garantiza que el producto que sale al mercado cumple con seguridad, calidad y eficacia, a la vez que protege al medio ambiente. 


Existen varias formas de clasificar a los plaguicidas, van de acuerdo a su uso, nivel de toxicidad y origen; a grandes rasgos se describen a continuación:


Por su origen, hay plaguicidas:

Químicos


Bioquímicos, como son las feromonas y aleloquímicos (sustancia química liberada por un organismo que ejerce efectos conductuales o fisiológicos, generalmente adversos, en otro organismo).


Microbiales, como son las bacterias, hongos, virus, nemátodos y protozoarios.


Botánicos


Misceláneo, son aquellos que no poseen propiedades fisicoquímicas y toxicológicas de un plaguicida, pero que presentan características que permiten el control de plagas.

 

De acuerdo a su uso:

Industrial: Plaguicida empleado en la elaboración de productos de uso directo no comestible, tales como pinturas, lacas, barnices, papel, celulosa o cartón.


Agrícola: Plaguicida de uso directo en vegetales que se destina a prevenir, repeler, combatir y destruir los organismos biológicos nocivos a estos.


Doméstico: Plaguicida de uso directo formulado para ser aplicado de manera directa en casas, edificaciones e instalaciones no industriales.


Forestal: Plaguicida formulado destinado a prevenir, repeler, combatir o destruir a los organismos biológicos nocivos a los recursos forestales.


Pecuario: Plaguicida formulado que se utiliza para el control de plagas que afectan a los animales, a excepción de aquellos productos administrados por vía oral o parenteral.


Urbano: Plaguicida formulado para uso exclusivo en áreas urbanas, incluido el usado en predios baldíos y vías de ferrocarril.


En jardinería: Plaguicida formulado utilizado en áreas verdes, no destinadas al cultivo de productos agrícolas o forestales.

 

Por su categoría toxicológica, es decir, por su nivel de riesgo:

Categoría toxicológica 1: Extremadamente tóxico


Categoría toxicológica 2: Altamente tóxico


Categoría toxicológica 3: Moderadamente tóxico


Categoría toxicológica 4: Ligeramente tóxico


Categoría toxicológica 5: Generalmente no tóxico

Actualmente los plaguicidas están al alcance de todos, los encontramos en tiendas de abarrotes, supermercados o tiendas especializadas, pero por el bienestar de tu familia es importante que antes de comprar un producto para combatir o repeler una plaga, se verifique que se esté consumiendo un producto que cuenta con un registro sanitario otorgado por COFEPRIS y que es de uso doméstico o exclusivo de jardinería, para ello se recomienda que se lea detalladamente la etiqueta y se tomen los cuidados necesarios al momento de aplicarlo.


No acepte ni utilice plaguicidas que le recomienden como “muy bueno” sin que usted sepa qué tipo de plaguicida es, la forma de uso y las precauciones para su almacenamiento y forma de desecho del envase.


No deje al alcance de los niños los productos o envases que los contienen. No trasvase productos plaguicidas y almacénelos en un lugar cerrado, preferentemente con llave y alejado de los niños.


Recuerde que la COFEPRIS trabaja para que los consumidores tengan productos seguros y eficaces. Esta Comisión también regula las condiciones de etiquetado, la cual está diseñada para aportar toda la información a los consumidores para el adecuado uso y manejo de los mismos. Ayúdenos a protegerlo y proteger a los suyos.


¡Juntos previniendo riesgos sanitarios!

 

 

Referencias:

    1. NORMA Oficial Mexicana NOM-232-SSA1-2009, Plaguicidas: que establece los requisitos del envase, embalaje y etiquetado de productos grado técnico y para uso agrícola, forestal, pecuario, jardinería, urbano, industrial y doméstico (DOF-13-04-2010).

    2. DECRETO por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del Reglamento en Materia de Registros, autorizaciones de Importación y Exportación y Certificados de Exportación de Plaguicidas, Nutrientes Vegetales y Sustancias y Materiales Tóxicos o Peligrosos (DOF-13-02-2014).

 

 

 

 

Todo sobre trámites.



VIDEOS


 

LO MÁS RECIENTE

 

 

 

 

TE RECOMENDAMOS