Autores:

Lic. Álvaro Israel Pérez Vega
Comisionado de Operación Sanitaria

David Guzmán Salgado
Director Ejecutivo de Supervisión y Vigilancia Sanitaria

 

Fecha de publicación: 23 de abril 2018

Roberto y Fernando tienen 28 años y son nutriólogos. En su consultorio, además de crear planes de alimentación para cada uno de sus pacientes, ofrecen como complemento de los mismos una línea de suplementos alimenticios. Además de utilizar los medios de comunicación tradicionales, decidieron dar a conocer sus servicios y productos a través de una página web y de redes sociales. Esta publicidad fue suspendida al no cumplir con la Ley General de Salud y su Reglamento en Materia de Publicidad.

Palabras clave: suplemento alimenticio, redes sociales, página web, informe de verificación, orden de suspensión

 

Roberto y Fernando tienen 28 años y son nutriólogos. Hace un par de meses decidieron abrir su propio consultorio en donde, además de crear planes de alimentación para cada uno de sus pacientes, ofrecen como complemento de los mismos una línea de suplementos alimenticios. Con la finalidad ampliar su cartera de pacientes, además de utilizar los medios de comunicación tradicionales, decidieron dar a conocer sus servicios y productos a través de una página web y de redes sociales. No obstante, la publicidad fue suspendida al no cumplir con la Ley General de Salud y su Reglamento en Materia de Publicidad.


Esta es la historia de Roberto y Fernando:


“La página web se había lanzado unos seis meses atrás. En esta era posible conocer más sobre nosotros, nuestra formación y trayectoria como nutriólogos, nuestro método empleado en cada consulta, los horarios de atención, la ubicación del consultorio, así como la línea de suplementos alimenticios que ofrecíamos a cada uno de nuestros pacientes y al público interesado y que podían ser adquiridos por ese medio. A la par, nos dábamos a conocer a través de diferentes redes sociales, en las cuales se difundían principalmente promociones y consejos de alimentación.


Ambos elementos comenzaron a dar frutos, nuestra presencia en los motores de búsqueda web iba en aumento, así como el número de consultas, lo que a su vez se traducía en el incremento de las ventas de suplementos alimenticios.


No obstante, a partir de los datos de contacto disponibles en la página web y en las redes sociales, la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) nos hizo llegar un informe de verificación y una orden de suspensión de publicidad, debido a que los contenidos  disponibles en internet no cumplían con la normatividad vigente establecida tanto en la Ley General de Salud como en el Reglamento en Materia de Publicidad.


La Ley General de Salud define los suplementos alimenticios como “productos a base de hierbas, extractos vegetales, alimentos tradicionales, deshidratados o concentrados de frutas, adicionados o no de vitaminas o minerales, que se puedan presentar en forma farmacéutica y cuya finalidad de uso sea incrementar la ingesta dietética total, complementarla o suplir alguno de sus componentes” y su reglamento establece que la publicidad de los mismos debe cumplir con los siguientes criterios:


En el informe de verificación la COFEPRIS nos indicó que nuestra publicidad tenía las siguientes irregularidades:


No contaba con un permiso de publicidad otorgado por la autoridad sanitaria.


Carecía de leyendas precautorias como: “Este producto no es un medicamento” o “El consumo de este producto responsabilidad de quien lo recomienda y de quien lo usa”.


Atribuía cualidades terapéuticas a los productos.

 

A partir de los documentos recibidos, en los que se establecía un plazo de 24 horas para suspender la publicidad irregular, nos enfocamos en dar cumplimiento las observaciones. De inmediato suspendimos la publicidad y, al momento de realizar las adecuaciones a la página web y las redes sociales donde promocionábamos los servicios y suplementos alimenticios conforme a lo indicado en la Ley General de Salud y su Reglamento en Materia Publicitaria, nos acercamos a la COFEPRIS para comprobar el cumplimiento de las disposiciones aplicables y realizamos el trámite para obtener el permiso publicitario correspondiente.


A partir de esta experiencia, hemos tenido un mayor acercamiento con la COFEPRIS y nos hemos informado de las acciones que esta institución realiza en materia de vigilancia sanitaria en tanto a la publicidad que se ofrece a la ciudadanía por parte de particulares, con la finalidad de reducir los riesgos a la salud de la población”.


En efecto, como lo indican Roberto y Fernando, la COFEPRIS realiza acciones de vigilancia sanitaria para que toda la publicidad difundida en el país, incluyendo la relativa a suplementos alimenticios, prestación de servicios de salud, bebidas alcohólicas y no alcohólicas, alimentos, medicamentos, tabaco, cosméticos, remedios herbolarios, equipos médicos, entre otros, contenga información veraz a fin de prevenir posibles fraudes.


Para cumplir el objetivo que tiene esta autoridad sanitaria, además de contar con personal calificado para identificar las páginas de internet que contengan publicidad irregular, se realizan actividades en coordinación con distintas plataformas de venta digitales, como  Mercado Libre y Segunda Mano, y se monitorean las principales redes sociales.


Entre el 2012 y el 2017 se suspendieron más de 17,379 páginas web por presentar publicidad irregular, principalmente sobre dispositivos médicos, medicamentos, servicios de salud y suplementos alimenticios. Las principales irregularidades que se han detectado son: falta de autorización publicitaria; en el caso de los suplementos alimenticios, la atribución de cualidades terapéuticas; en servicios de salud, la omisión de la institución educativa que emitió el título del médico, el número de su cédula profesional y el nombre del profesional de la salud.


Esta comisión federal en coordinación con el Sistema Federal Sanitario (SFS) y de acuerdo con el ámbito de sus facultades, verifica que la publicidad tanto en internet como en los medios de comunicación (televisión, cine, radio e impresos) cumplan con lo dispuesto en la Ley General de Salud, su Reglamento en Materia Publicitaria, la Ley General para el Control del Tabaco y su reglamento en beneficio de la salud de la población mexicana.

 

Referencias:

1. Ley General de Salud

2. Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Publicidad

 

 

   

 

Prevención de riesgos sanitarios a través de testimonios reales.


VIDEOS


 

LO MÁS RECIENTE

 

 

 

 

TE RECOMENDAMOS