Autores:

Carolina Ibarra Ramírez
Centro Integral de Servicios

Raquel Hernández Treto
Enlace de Alto Nivel de Responsabilidad

Sergio Andrés Molina García
Soporte Administrativo “D”

 

Fecha de publicación: 23 de abril 2018

Los programas de abastecimiento de agua para uso y consumo humano tienen como objetivo asegurar que toda la población tenga acceso a una dotación suficiente de agua de buena calidad. En México continúa el esfuerzo por lograrlo; sin embargo, no se ha alcanzado la cobertura total, por lo que algunos mexicanos recurren a fuentes alternativas y métodos intradomiciliarios para mejorar la calidad del agua, y de esa forma prevenir enfermedades, en su mayoría gastrointestinales, garantizando una mejor calidad de vida para su familia.

Palabras clave: agua potable, agua de uso doméstico, agente germicida, equipo de tratamiento de agua, desinfectante de agua y alimentos

 

 

Se considera que el agua es de uso y consumo humano cuando no contiene contaminantes (químicos o agentes infecciosos) que puedan provocar enfermedades o perjudicar nuestra salud. Para ello antes de que el agua llegue a nuestros hogares es necesario que sea potabilizada, es decir, debe pasar por una serie de procesos físicos y químicos para que esté en condiciones aptas para dicho fin.


Existen diferentes métodos y tecnologías de potabilización, aunque todos ellos constan de las siguientes etapas:

 

 


Según la NOM-127-SSA1-1994, “el abastecimiento de agua para uso y consumo humano con calidad adecuada es fundamental para prevenir y evitar la transmisión de enfermedades gastrointestinales y otras, para lo que se requiere establecer límites permisibles en cuanto a sus características microbiológicas, físicas, organolépticas, químicas y radiactivas, con el propósito de asegurar y preservar la calidad del agua en los sistemas, hasta la entrega al consumidor. El agua abastecida por el sistema de distribución no debe contener bacterias (como E. coli), coliformes fecales u organismos termotolerantes. En sistemas de abastecimiento de localidades con una población mayor de 50 mil habitantes, estos organismos deberán estar ausentes en el 95% en un mismo sitio de red durante un periodo de un año”.


La Secretaría de Salud es la encargada de emitir las normas técnicas a las que deberá sujetarse el tratamiento del agua para que ésta sea apta para uso y consumo humano. Esto lo lleva a cabo mediante la vigilancia y certificación de la calidad de la misma, con la finalidad de establecer un control sanitario eficaz del agua que se somete a tratamientos de potabilización.


La población, ante la situación actual de desabastecimiento de agua de “buena calidad”, recurre a fuentes alternativas y métodos intradomiciliarios para subsanar las deficiencias de calidad del agua y así proteger la salud de su familia. Estos tratamientos secundarios aseguran que las bacterias que permanezcan en el sistema de abastecimiento a pesar de un tratamiento primario de desinfección, o aquellas bacterias procedentes de aguas subterráneas que se introducen debido a grietas en el sistema de tuberías o distribución, sean eliminadas.


Los métodos intradomiciliarios consisten en el uso de equipos domésticos de tratamiento de agua (algunos pueden instalarse en tomas de agua del hogar) y en la aplicación de sustancias germicidas (agentes químicos que destruyen microorganismos, especialmente patógenos). Algunos de estos métodos son:

 

Purificador de agua.  Es un aparato que elimina de manera mecánica y eléctrica aquellos elementos químicos dañinos (bacterias, polvo y demás partículas no deseadas) haciendo pasar el agua  por varios filtros.

 

Plata coloidal. La plata en su forma coloidal es eficaz para eliminar diversas bacterias. El término coloide se refiere a una sustancia que consta de partículas ultra finas que no se disuelven sino que permanecen suspendidas.

 

Tabletas desinfectantes. Se elaboran a base de cloro, su acción efervescente descarga una dosis de cloro activo que actúa sobre los microorganismos atacando su pared celular.

 

Productos limpiadores y desinfectantes para frutas y verduras. En su fórmula incluyen un agente que actúa sobre la superficie del vegetal, así como otros ingredientes que acidifican el agua. La combinación de la acidez del agua con el agente limpiador (surfactante) mata los gérmenes de los vegetales.

 

Para ello las empresas dedicadas al proceso (conjunto de actividades relativas a la elaboración, fabricación, preparación, conservación, acondicionamiento, manipulación, almacenamiento y expendio) o importación de equipos y sustancias germicidas para el tratamiento de agua doméstica deben solicitar a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) un “Dictamen Sanitario de Efectividad Bacteriológica de Equipos o Sustancias Germicidas para Potabilización de Agua Tipo Doméstico”. Este documento acredita que el equipo instalado o la sustancia utilizada en el hogar cumple con las propiedades que le son atribuidas, ya que uno de los requisitos para que sea otorgado es la entrega de un informe de pruebas de eficiencia bactericida (que elimina o destruye las bacterias) o germicida (que elimina o destruye microorganismos) del producto, realizadas por la Comisión de Control Analítico y Ampliación de Cobertura (CCAyAC), en laboratorios acreditados o por terceros autorizados por esta comisión.


Como consumidor de estos productos tendrás la seguridad de que esta comisión federal los ha evaluado con la finalidad de que puedas tener agua apta para consumo en tu hogar. Es importante mencionar que debes leer la etiqueta comercial del producto y el instructivo de uso, para lograr su óptimo funcionamiento. Haz caso a cada una de las recomendaciones proporcionadas por el fabricante, como los tiempos recomendados para el cambio de los filtros en los equipos o la cantidad de gotas y el tiempo de acción de las sustancias.

 

¡Ayúdanos a proteger  tu salud y la de los tuyos!


Juntos prevenimos riesgos sanitarios.

 

Referencias:

    1. Ley General de Salud y sus reglamentos vigentes. (DOF-07-02-1984/DOF-27-01-2017).

    2. Reglamento de la Ley General de Salud en materia de control sanitario de actividades, establecimientos, productos y servicios. (DOF-18-01-1988/DOF-28-12-2004).

    3. Norma Oficial Mexicana NOM-244-SSA1-2008, Equipos y sustancias germicidas para tratamiento doméstico de agua. Requisitos sanitarios. (DOF-04-09-2009).

    4. Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994, Salud ambiental. Agua para uso y consumo humano. Límites permisibles de calidad y tratamientos a que debe someterse el agua para su potabilización. (DOF-22-11-2000).

 

 

   

 

Todo sobre trámites.



VIDEOS


 

LO MÁS RECIENTE

 

 

 

 

TE RECOMENDAMOS