Autores:

Lic. Julio Sánchez y Tépoz
Comisionado Federal para la
Protección contra Riesgos Sanitarios

QFI. María del Carmen López Zamora
Truven Health Analytics

QFI. Sonia García Zeferino
Comisión de Fomento Sanitario

 

 

 

 

 

Los parabenos se han considerado sustancias cancerígenas que actúan como hormonas. Las propiedades que llevaron al éxito industrial a los parabenos son su capacidad antibacteriana y fungicida, conjuntamente con los bajos costos de producción y su ausencia de olor, sabor o toxicidad.
En México se determinan las concentraciones máximas del uso de estas sustancias en productos cosméticos con la finalidad de disminuir riesgos a la salud, no hay razón alguna para que los consumidores se preocupen por su uso.

Palabras clave: parabenos, metilparabeno, propilparabeno, conservadores, cosméticos, xenoestrógenos, ácido parahidroxibenzoico, cuidado personal.

 

Los productos cosméticos son definidos como las sustancias o formulaciones destinadas a ser puestas en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano con el fin de limpiarlos, perfumarlos, ayudar a modificar su aspecto, protegerlos, mantenerlos en buen estado o corregir los olores corporales o atenuar o prevenir deficiencias o alteraciones en el funcionamiento de la piel sana.

 

“Sin parabenos” es una de las frases que más suenan en el mundo actual de la cosmética. Estas sustancias son utilizadas como conservadores, sin embargo se ha mencionado que son cancerígenos y que son sustancias que actúan como hormonas pero, ¿qué son los parabenos? y ¿qué hay de cierto en todo lo que se dice?

 

En la cosmética, los conservadores son sustancias o mezcla de ellas que se agregan con la finalidad de prevenir la contaminación de los productos con los microorganismos, que pueden degradar el artículo o causar infección en los consumidores.

 

En los cosméticos suelen utilizarse alrededor de 60 sustancias químicas como conservadores, entre los cuales existen opciones naturales como ácido cítrico y ácido ascórbico (vitamina C), sin embargo se considera que estas opciones son conservadores débiles, lo que provoca que los productos se encuentren más susceptibles de contaminación, disminuyendo el tiempo de anaquel.

 

Para artículos del cuidado personal y formulaciones cosméticas, un conservador ideal es incoloro e inodoro, soluble en agua, eficaz y seguro a través de un gran intervalo de pH y capaz de inhibir el crecimiento de una amplia gama de microorganismos, sin embargo los conservadores no tienen todas estas propiedades en conjunto.

 

Los parabenos pertenecen a una familia de conservadores que se utilizan ampliamente, en particular en las industrias cosmética, farmacéutica y alimentaria.

 

Las sustancias más utilizadas son metilparabeno, propilparabeno, etilparabeno, propilparabeno y butilparabeno. Es común utilizar la mezcla de metil y propilparabeno, ya que con esta mezcla se obtiene un efecto antimicrobiano mayor.

 

Los cosméticos que pueden contener parabenos incluyen maquillaje, cremas hidratantes, productos de cuidado del cabello, productos para el afeitado, desodorantes, lociones faciales, mascarillas, entre otros.

 

Ellos han sido el blanco de una campaña de difamación de los medios desde 2005. No se ha podido demostrar formalmente su presunta responsabilidad en la aparición de cáncer de mama. Existen estudios en los que se encontró que los parabenos actúan como xenoestrógenos los cuales son compuestos sintéticos (fabricados en laboratorios) que imitan a los estrógenos (hormonas producidas por el cuerpo). La exposición a estrógenos y algunos xenoestrógenos, se ha asociado con la multiplicación celular y aumento del riesgo de cáncer de mama. A pesar de la evidencia de estrogenicidad, los parabenos se encuentran entre los conservadores más utilizados en los cosméticos y productos de cuidado personal, ya que son considerados seguros. Se demostró que el xenoestrógeno más potente (butilparabeno) tiene de 10,000 a 100,000 veces menos actividad que el estradiol (una forma de estrógeno). Además, los parabenos se usan a niveles muy bajos en los cosméticos. En una revisión de la actividad estrogénica de los parabenos, se concluyó que por la estimación de exposición máxima diaria, era improbable que los parabenos puedan aumentar el riesgo asociado con la exposición a los productos químicos estrogénicos.

 

Los parabenos raramente sensibilizan, si bien pueden hacerlo cuando se aplican sobre la piel irritada o lastimada, los consumidores frecuentemente toleran los parabenos presentes en los cosméticos que se aplican sobre la piel normal. Se ha probado que el uso de parabenos en pieles con dermatitis atópica no causa hipersensibilidad en comparación con otros conservadores utilizados en cosmética.

 

 

Actualmente, en México existe una regulación que determina los límites o las concentraciones máximas del uso de conservadores y otras sustancias utilizadas para la elaboración de productos del cuidado personal, con la finalidad de disminuir riegos a la salud. Esto a través del ACUERDO por el que se determinan las sustancias prohibidas y restringidas en la elaboración de productos de perfumería y belleza, publicado en el Diario Oficial de la Federación del 21 de Mayo del 2010 y el Acuerdo por el que se modifica el diverso por el que se determinan las sustancias prohibidas y restringidas en la elaboración de productos de perfumería y belleza publicado en el Diario Oficial de la Federación del 11 de Marzo del 2014 (en este se indica que la concentración máxima para parabenos es 0.40% cuando se utiliza sólo un tipo y 0.80% cuando se adiciona una mezcla de ellos).

 

El consejo para la Revisión de Ingredientes Cosméticos (CIR) de los Estados Unidos, que se encarga de revisar y evaluar la seguridad de los ingredientes utilizados en formulaciones cosméticas, verificó la seguridad de metilparabeno, propilparabeno y butilparabeno y llegó a la conclusión de que eran seguros para su uso en productos cosméticos a niveles de hasta el 25%. Típicamente los parabenos se usan a niveles que oscilan entre 0.01 a 0.3%. En el año 2005 se evaluaron nuevamente los riesgos del uso de parabenos en productos para uso cosmético y se determinó que no había necesidad de cambiar la conclusión original de que los parabenos son seguros tal como se utilizan en cosmética.

 

En la actualidad no hay razón alguna para que los consumidores se preocupen por el uso de cosméticos que contienen parabenos. Sin embargo, se continuarán evaluando nuevos datos en esta área. Si la COFEPRIS determina que estos conservadores son tóxicos, informará a la industria y al público y considerará tomar cartas en el asunto con la finalidad de proteger la salud de la población mexicana.

Referencias:

1. NORMA Oficial Mexicana NOM-141-SSA1/SCFI-2012, Etiquetado para productos cosméticos preenvasados. Etiquetado sanitario y comercial. (consultado 07 de febrero de 2015).
2. Fundamentos de tecnología de productos fitoterapéuticos. (consultado 08 de febrero de 2015).
3. Pan, Shawn; Yuan, Chaoshen; Tagmount, Abderrahmane; Rudel, Ruthann A; Ackerman, Janet; Yaswen, Paul (2014).”Parabens and Human Epidermal Growth Factor Receptor Ligands Cross-Talk in Breast Cancer Cells”, Environmental Health Perspectives. (consultado 07 de febrero de 2015).
4. Dermatología en medicina general. (consultado 10 de febrero de 2015).
5. Parabens. (consultado 09 de febrero de 2015).
6.
Shaughnessy, Cristin N., Malajian Dana, Belsito Donald V. (2014). “Cutaneous delayed-type hypersensitivity in patients with atopic dermatitis: Reactivity to topical preservatives”, Journal of the American Academy of Dermatology. Volume 70, Núm 1, Junio 2014, pp. 102–107.

 

 

 

Recomendaciones para el cuidado de la salud en el día a día


VIDEOS

 

LO MÁS RECIENTE

PARABENOS. ¡HASTA EN TU CREMA CORPORAL!

 

PROGRAMA MEXICANO DE SANIDAD DE MOLUSCOS BIVALVOS

 

MEDICINA ESTÉTICA

 

RIESGOS DE TEMPORADA

 

TE RECOMENDAMOS