Autores:

Lic. Álvaro Israel Pérez Vega
Comisionado de Operación Sanitaria

IQI José Noé Lizárraga Camacho
Director Ejecutivo de Dictamen Sanitario

Dra. Laura Chavarria Trujillo
Comisión de Operación Sanitaria

 

La autoridad sanitaria identificó un incremento en la oferta y demanda de servicios de medicina estética, a través de prácticaspublicitarias engañosas y establecimientos que incumplen con la regulación sanitaria y que ponen en riesgo la salud y la vida de la población, motivo por el cual, se instrumentó un programa de vigilancia con los parámetros establecidos en la Legislación y Regulación Sanitaria vigente.

Palabras clave: Medicina estética, cirugía plástica, legislación sanitaria, vigilancia sanitaria.

 

El interés de mantener o mejorar la apariencia estética es propio del ser humano y el avance de la ciencia y tecnología, ha permitido que la oferta especializada de la prestación de servicios médicos de cirugía plástica, estética y reconstructiva vayan en aumento.


Según cifras reveladas por la Sociedad Internacional de Cirugía Estética y Cosmética, durante un estudio realizado en el 2013, México ocupó el tercer lugar a escala mundial después de Estados Unidos y Brasil para este tipo de intervenciones médicas. Las cifras estiman 486,499  procedimientos quirúrgicos y 397,854 procedimientos no quirúrgicos, siendo el aumento mamario y la liposucción, los procedimientos quirúrgicos más frecuentes, mientras que los procedimientos no quirúrgicos fueron la aplicación de toxina botulínica y aplicación de rellenos o sustancias reabsorbibles(1) .

 

Los riesgos sanitarios identificados por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), implican una vigilancia estricta del cumplimiento de la regulación por parte de este tipo de establecimientos. Esto se logra a través de un programa de inspección sanitaria dirigida a clínicas y/o establecimientos con ofertas públicas a precios sospechosamente bajos, con infraestructura incompleta, sin aviso de funcionamiento presentado ante la COFEPRIS y con personal sin estudios profesionales adecuados.



El programa de vigilancia, incluye la revisión de los servicios prestados en consultorios de especialidad médica en cirugía estética, plástica, reconstructiva, consultorios médicos para el control de peso, establecimientos de terapias alternativas y servicios de mejora estética (spa), entre otros.

 

Los parámetros evaluados en establecimientos identificados por la autoridad sanitaria como sospechosos, o bien, denunciados por parte de la población, revelaron incumplimientos considerables a la regulación sanitaria, tales como terapias sin fundamento científico, venta y aplicación de insumos para la salud sin registro sanitario o caducos, profesionales de la salud sin la acreditación académica correspondiente, aplicación de procedimientos invasivos irregulares e incluso instalaciones que no cumplían con la normatividad. Por estas razones, ante la evidencia de incumplimiento, la autoridad sanitaria procedió a la imposición inmediata de medidas de seguridad, como suspensión total de actividades, aseguramiento de productos y en algunos casos, los hallazgos se hicieron del conocimiento de la autoridad ministerial con la finalidad de deslindar responsabilidades en el ámbito penal.

 

La Ley General de Salud, establece que en la operación y funcionamiento de los establecimientos de servicios de salud, se deben satisfacer los requisitos que establecen los reglamentos y normas oficiales mexicanas correspondientes, para lo cual, en aquellos en los que se realicen actos quirúrgicos, se debe contar con instalaciones acordes a lo dispuesto en la NOM-016-SSA3-2012, que establece las características mínimas de infraestructura y equipamiento de hospitales y consultorios de atención médica especializada, y aquellos en los que no se realizan procedimientos quirúrgicos, deben cumplir con las disposiciones de la NOM-005-SSA3-2010, que establece los requisitos mínimos de infraestructura y equipamiento de establecimientos para la atención médica de pacientes ambulatorios.

 

La cirugía plástica, estética, reparadora o reconstructiva, es una especialidad quirúrgica encargada de restablecer la integridad anatómica o funcional del cuerpo humano, alterado por defectos físicos, congénitos o adquiridos. En cuanto a los profesionales que la practican, es indispensable que cuenten con una trayectoria académica correspondiente a una especialidad médica en el tipo de tratamiento ofertado. Para los procedimientos quirúrgicos, estos profesionales acceden a una formación académica como especialistas, una vez obtenido el título profesional como médicos generales y la acreditación del Examen Nacional de Residencia Médicas para acceder al posgrado en Cirugía General. Una vez completados los créditos y según el Plan Único de Especialidades Médicas, un médico especialista en cirugía general puede optar por la sub-especialización en cirugía plástica, lo que representa una formación práctica clínico-quirúrgica integral.

 

La Ley General de Salud establece que los médicos especialistas quirúrgicos, adicionalmente, deben contar con un certificado, otorgado por un Consejo Médico avalado por el Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas, al acreditar la capacidad y experiencia en la práctica y técnicas correspondientes.

 

Dentro de los procedimientos no quirúrgicos, la aplicación de toxina botulínica es uno de los tratamientos ofertados más frecuentemente, destacando que esta sustancia tiene una amplia indicación terapéutica para diferentes  patologías(2) . Para fines estéticos, se autorizó como tratamiento contra las marcas de expresión facial, con el propósito de limitar o disimular su aparición, sin que esto se logre de manera inmediata, ya que su nivel óptimo puede observarse entre una y dos semanas posteriores a su aplicación.

Dentro de los productos utilizados con mayor frecuencia, se encuentran los rellenos de ácido hialurónico. El objetivo de utilizar esta sustancia es trabajar en conjunto con el colágeno y la elastina para mantener la tonicidad de los tejidos. Esta sustancia, por su origen, puede presentar reacciones adversas y dada su popularidad, se ha identificado publicidad engañosa relacionada con el uso ilegal de otras sustancias como el aceite mineral, que al ser infiltradas generan grave daño a los tejidos. (3)



Otro tipo de terapias ofertadas es la denominada aplicación de Plasma Rico en Plaquetas; este, presentado como atóxico y no inmunorreactivo, lo obtienen de la centrifugación de la sangre del paciente. La literatura señala que el efecto que generan los factores de crecimiento contenidos en las plaquetas, inducen la formación de tejidos al aumentar su concentración en el lugar de la aplicación, confiriendo al plasma la habilidad de acelerar los fenómenos regenerativos (4)(5) . Sin embargo, científicamente no está determinada esta funcionalidad del plasma, y no en todos los establecimientos se cuenta con las condiciones para la disposición, procesamiento y aplicación de sangre y componentes sanguíneos. Al ser una actividad de riesgo, estos establecimientos deben contar con la documentación legal correspondiente conforme a lo dispuesto en los artículos 315 y 316 de la Ley General de Salud, además del cumplimiento de la NOM-253-SSA1-2012, Para la disposición de sangre humana y sus componentes con fines terapéuticos.

 

En referencia al control de peso, el tratamiento debe realizarse mediante la evaluación médica, nutricia y psicológica de la persona. Debe ser individualizado y prescribirse con base en indicadores clínicos, dietéticos, bioquímicos y antropométricos. Los medicamentos deben contar con registro sanitario y sólo ser indicados cuando exista evidencia de la falta de respuesta al tratamiento dieto-terapéutico. Los tratamientos quirúrgicos y endoscópicos, sólo están indicados en individuos adultos con un Índice de Masa Corporal mayor o igual a 40Kg/m2 o mayor o igual a 35 Kg/m2 asociado con una o más enfermedades. Tampoco deben indicarse como opción al tratamiento, el uso de aparatos de ejercicio electrónicos o mecánicos, aparatos térmicos y otros equipos que no hayan demostrado su eficacia terapéutica.

 

Con la finalidad de disminuir el riesgo para la población, aquellos productos que no cuentan con registro sanitario y adecuadas condiciones de conservación, son asegurados para su posterior destrucción.

 

En cuanto a la publicidad de estos servicios, el anunciante debe comprobar las aseveraciones que realice en su publicidad sobre la calidad, origen, propiedades nutritivas y beneficio del empleo de los productos o servicios, así como señalar el grupo objetivo al que dirige su publicidad y contar con un permiso previo de publicidad; por tratarse de servicios médicos deberá informar al público sobre el tipo, características y finalidades de los servicios de que se trate y las modalidades generales de acceso.

 

Por lo anterior, es importante puntualizar que este tipo de métodos clínicos, terapéuticos y/o quirúrgicos, deben estar fundamentados en principios científicos y éticos, por lo que se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones para obtener los resultados óptimos y sin riesgo a su salud:

 

En este contexto, la COFEPRIS y el Sistema Federal Sanitario, han realizado de 2013 a 2015, 1,925 visitas de verificación sanitaria en todo el territorio nacional, suspendiendo actividades en 215 establecimientos. Durante 2015, la COFEPRIS impuso multas por incumplimiento a la regulación sanitaria por un total de  $15,806,078.30.


La COFEPRIS continúa vigilando el cumplimiento de la regulación sanitaria mediante investigación e información de inteligencia, que permiten identificar los establecimientos de mayor riesgo a la salud de la población, con la finalidad de suspender las actividades irregulares hasta su total corrección, garantizando así, la debida aplicación del marco jurídico en protección de la sociedad mexicana.

 

Para mayor información, puedes consultar la página electrónica www.cofepris.gob.mx en la sección Alertas Sanitarias, sub-índice servicios médicos.

 

Referencias:
1. ISAPS International Survey on Aesthetic/Cosmetic. Procedures Performed. 2013
2. Francisco Aguilar Rebolledo. Nuevas Indicaciones de la Toxina Botulínica tipo A (TBA). Plasticidad y Restauración Neurológica. Vol.4 No.1-2 2005.
3. Ismael Cheng Flores, Jorge Moreno Gonzalez. Dermatología CMQ Vol.9 No.4 2011
4. Francisco Aguilar Rebolledo. Nuevas Indicaciones de la Toxina Botulínica tipo A (TBA). Plasticidad y Restauración Neurológica. Vol.4 No.1-2 2005.
5. Jordi Rodriguez Flores. Plasma rico en plaquetas Rev. Esp Cir Oral Maxilofac Vol.34 No.8 2012

 

 

 

Buenas prácticas para prevenir riesgos sanitarios


VIDEOS

 

LO MÁS RECIENTE

PARABENOS. ¡HASTA EN TU CREMA CORPORAL!

 

PROGRAMA MEXICANO DE SANIDAD DE MOLUSCOS BIVALVOS

 

MEDICINA ESTÉTICA

 

RIESGOS DE TEMPORADA

 

TE RECOMENDAMOS