¿Sabías que la temporada de huracanes para este año inició el 15 de mayo y terminará hasta el mes de noviembre? Un  huracán es un fenómeno meteorológico que se acompaña con lluvias y fuertes vientos que, a modo de torbellino, gira en grandes círculos con un diámetro de varios kilómetros. Este tipo de fenómenos meteorológicos se originan en zonas tropicales y, en muchos casos, pueden causar daños materiales y humanos, sobre todo en las zonas costeras de nuestro país.


Según reportes del Servicio Meteorológico Nacional, en este periodo se presentarán 17 fenómenos de este tipo en el Océano Pacífico, donde se esperan varias tormentas tropicales y algunos huracanes que podrían alcanzar categorías fuertes en la escala Saffir-Simpson, que mide la intensidad de estos. En las costas del Océano Atlántico es menor la incidencia, por lo tanto, se pronostica la presencia de 13 eventos de esta naturaleza.


La Organización Meteorológica Mundial es el organismo responsable de nombrar cada uno de los huracanes, lo cual se hace en estricto orden alfabético y con nombres previamente seleccionados, es por ello que, en esta ocasión, será común escuchar nombres como: Agatha, Blas, Celia, Darby, Estelle, Frank, Georgette, Howard, Ivette, Javier, Kay, Lester, Madeline, Newton, Orlene, Paine, Roslyn, Seymour, Tina, Virgil, Winifred, Xavier, Yolanda y Zeke, para fenómenos en el Océano Pacífico.


En el caso del Océano Atlántico, se utilizarán nombres como: Alex, Bonnie, Colin, Danielle, Earl, Fiona, Gaston, Hermine, Ian, Julia, Karl, Lisa, Matthew, Nicole, Otto, Paula, Richard, Shary, Tobías, Virginie y Walter.


Angélica es una madre de familia que vive en una zona costera del Golfo de México y conoce muy bien los efectos de los huracanes, ya que han afectado en diferentes ocasiones el municipio de Champotón, en el estado de Campeche, donde ella reside.
Por ello, en esta ocasión decidió tomar las precauciones necesarias para enfrentar la temporada de lluvias de la mejor manera. Ella sabe muy bien que la primera recomendación es estar atenta a los informes que emitan las autoridades meteorológicas y de protección civil, tanto municipales, como estatales y federales, a través de mensajes radiofónicos, de televisión y en redes sociales.
El Sistema de Alerta Temprana de Ciclones Tropicales mide el grado de peligrosidad de un ciclón: el color azul determina un peligro mínimo, el verde refiere al peligro bajo, el amarillo es peligro moderado, el naranja indica peligro alto y si es color rojo, se trata de peligro máximo.

 


 

Angélica sabe que, en todos los casos, es necesario tomar las siguientes previsiones:

 

    Almacenar agua potable y alimentos no perecederos como leche en polvo, jugos, atún y sardina enlatada, galletas, fruta seca, sopas deshidratadas, conservas, etcétera.

    Tener a la mano artículos de emergencia como una linterna y un radio con baterías, así como ropa limpia y calzado.

    3 Preparar un botiquín de primeros auxilios con insumos básicos como alcohol, algodón, agua oxigenada, curitas, vendas, jabón desinfectante, analgésicos, antidiarreicos, antiinflamatorios, suero oral rehidratante, termómetro, crema para quemaduras, etc.

    Se recomienda guardar en bolsas de plástico documentos importantes como actas de nacimiento, Clave Única del Registro de Población (CURP), credencial del Instituto Nacional Electoral (INE), escrituras públicas, carnet de vacunación, certificados de estudios, entre otros.

     

Es recomendable tomar en cuenta otras acciones que pueden prevenir accidentes durante las lluvias o los huracanes, entre ellas destacan:

    Podar árboles que obstruyan los cables de energía eléctrica y los que pudieran presentar algún riesgo para la población.

    Limpiar azoteas, desagües, canales, drenajes, tuberías y coladeras de manera permanente.

    Es muy importante evitar tirar basura en las calles, con ello se evitará la obstrucción del drenaje y las inundaciones, que pueden afectar viviendas y sobre todo, la salud de la población.

    De ser necesario, se deberá colocar cinta adhesiva en forma de cruz en las ventanas, para evitar accidentes como cortaduras o lesiones provocadas por cristales rotos

Los patios y azoteas deben permanecer limpios y libres de objetos que puedan ser lanzados por el viento y causar daños, o que puedan almacenar agua de lluvia que genere presencia de mosquitos, pues son potenciales transmisores de diferentes enfermedades.

 


También se deben identificar refugios temporales, que en la mayoría de los casos se instalan en unidades deportivas, escolares, hospitales, oficinas municipales, auditorios o centros comunitarios.

En caso de un huracán fuerte, la población debe evacuar oportunamente zonas de riesgo, así como vigilar el nivel del agua si se habita cerca de un río o laguna. Además, es indispensable cerrar puertas y ventanas y cortar el suministro de gas y electricidad en los domicilios, negocios, oficinas, escuelas y otros establecimientos. Angélica comentó todas estas recomendaciones con sus familiares y vecinos, a fin de proteger a las familias en su comunidad. Con esta acción, se crea conciencia y se fomenta una cultura de salud y prevención ante riesgos por desastres naturales.


Ella sabe que en caso de emergencias sanitarias, la COFEPRIS tiene disponible un teléfono gratuito: 01800 0335050 y el correo electrónico contactociudadano@cofepris.gob.mx

 

 

 

 

Prevención de riesgos sanitarios a través de testimonios reales.


VIDEOS

 

LO MÁS RECIENTE

 

DIFERENCIA ENTRE MEDICAMENTOS DE LIBRE VENTA Y CON RECETA

 

5 PRINCIPIOS 15 ACCIONES

 

RECOMENDACIONES EN RESTAURANTES Y BARES

 

IMPORTANCIA DEL ASEGURAMIENTO DE CALIDAD EN LAS MEDICIONES ANALÍTICAS

 

OBESIDAD: DETECCIÓN, ANÁLISIS E IMPLICACCIONES A LA SALUD

 

 

TE RECOMENDAMOS