Autores:

Lic. Álvaro Israel Pérez Vega.
Comisionado de Operación Sanitaria.

Lic. Jorge Romero Delgado.
Comisionado de Fomento Sanitario.

Ing. Aldo Heladio Verver y Vargas Duarte.
Director General Adjunto.

QFB. Sara Lilia Gaytán Hernández.
Verificadora/dictaminadora especializada.

 

La situación mundial y nacional sobre el consumo nocivo de bebidas alcohólicas es alarmante; en México, la edad promedio de inicio de consumo de alcohol en los estudiantes mexicanos es de 10.6 años y la prevalencia de consumo en secundaria y bachillerato es de 53.2%.

Ante ello, la COFEPRIS y la CONADIC diseñaron la “Estrategia Nacional para la Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas en Menores de Edad”, con el propósito de implementar acciones de regulación, fomento y control sanitario de bebidas alcohólicas .

Palabras clave:Bebidas alcohólicas en menores de edad, estrategia para la prevención de consumo de alcohol en menores.

 

Cifras recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que cada año mueren 3.3 millones de personas debido al consumo nocivo de alcohol, representando el 5.9% de todas las defunciones reportadas y siendo un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos.

 

Asimismo, la OMS posicionó a México en el décimo lugar de consumo en América Latina (2014) y de acuerdo a los datos del Observatorio Interamericano de Drogas (OID), nuestro país ocupa el quinto lugar de consumo de bebidas alcohólicas al considerar países de América del Norte y América Central.

 

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), en su “Informe de situación regional sobre el alcohol y la salud en las Américas” en 2015, advierte que los adolescentes entre 15 y 19 años de edad presentan más episodios de consumo excesivo de alcohol en la Región de las Américas que casi en cualquier otro lugar del mundo, después de Europa, encontrando en México el 39.5% de episodios en hombres y 3.6% en mujeres.

 

En México, la “Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Estudiantes” en 2014, tuvo por objetivo conocer la prevalencia de consumo de alcohol en la población estudiantil de 5° y 6° de primaria, secundaria y bachillerato, demostrando que la prevalencia total de consumo de alcohol es de 53.2% en estudiantes de secundaria y bachillerato y en alumnos de primaria, la prevalencia es de 16.9%.

 

Los estados que presentan porcentajes de consumo por arriba de la prevalencia nacional son: Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Michoacán y Tlaxcala, siendo la edad promedio de inicio de consumo de alcohol en los estudiantes de 10.6 años: 10.4 en hombres y 10.7 años en mujeres.

 

El exceso en el consumo de alcohol provoca graves efectos secundarios a la salud de la población en cualquier edad, como son:

 

Accidentes automovilísticos
Caídas, ahogamiento y otros accidentes
Suicidio
Violencia y homicidio
Ser víctima de delitos violentos
Infecciones de transmisión sexual
Embarazo no deseado
Agresión sexual o violación

México cuenta con un marco jurídico amplio en materia de alcohol; a continuación, se presentan algunos ejemplos de leyes, reglamentos o normas que regulan a las bebidas alcohólicas:

 

Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, la cual regula el pago de impuestos a la enajenación o la importación de bebidas alcohólicas.

Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Publicidad, donde se establecen las condiciones por la cuales las bebidas alcohólicas deben publicitarse. En este reglamento se prohíbe la publicidad de estos productos dirigidos a menores de edad.

Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios, en el cual se encuentran las condiciones para la fabricación y comercialización de bebidas alcohólicas.

Norma Oficial Mexicana NOM-009-SSA2-2013, Promoción de la Salud Escolar. Señala que en los centros escolares debe existir la orientación y consejería para los problemas de salud más frecuentes y para promover factores físicos y psicosociales que protejan la salud y prevengan las adicciones como al alcohol.  

Norma Oficial Mexicana NOM-142-SSA1-1995, Bienes y Servicios. Bebidas Alcohólicas. Especificaciones Sanitarias. Etiquetado Sanitario y Comercial.

Norma Oficial Mexicana NOM- 028-SSA2-2009, Para la Prevención, Tratamiento y control de las Adicciones, la cual tiene el objetivo principal establecer los procedimientos y criterios para la atención integral de las adicciones.  

 

Por lo anterior y en cumplimiento a los esfuerzos nacionales para reducir el consumo de alcohol, en marzo de 2016, durante la Décima Tercera Reunión del Consejo Nacional de Salud, se emitió un acuerdo en el que a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC) y con el apoyo de las Secretarías de Salud Estatales, se diseñará una “Estrategia Nacional para la Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas en Menores de Edad” con el propósito de implementar acciones de regulación, fomento y control sanitario en establecimientos que expendan y suministren este tipo de bebidas en el territorio nacional.

 

La Estrategia Nacional tiene fundamento jurídico en el artículo 220 de la Ley General de Salud, que a la letra dice:

 

“En ningún caso y de ninguna forma se podrán expender o suministrar bebidas alcohólicas a menores de edad.

La violación a esta disposición será equiparable con el delito de Corrupción de Personas Menores de Dieciocho Años de Edad o de Personas que no tienen Capacidad para comprender el Significado del Hecho o de Personas que no tienen Capacidad para Resistirlo.”

 

El Consejo Nacional de Salud es la instancia permanente de coordinación entre la Federación y los gobiernos de las entidades federativas que tiene por objeto la planeación, programación y evaluación de los servicios de salud, mismo que tiene las siguientes funciones:

 

I. Coadyuvar a consolidar el Sistema Nacional de Salud y apoyar los sistemas estatales de salud;

II. Proponer lineamientos para la coordinación de acciones de atención en las materias de salubridad general;

III. Formular recomendaciones para la unificación de criterios que permitan el correcto cumplimiento de los programas de salud pública;

IV. Opinar sobre la congruencia de las acciones a realizar para la integración y funcionamiento de los servicios estatales de salud, así como de las instancias públicas prestadoras de servicios de atención médica;

V. Formular propuestas para homologar la prestación de los servicios de atención médica;

VI. Apoyar, a petición de las entidades federativas, la evaluación de sus programas de salud;

VII. Fomentar la cooperación técnica y logística entre los servicios estatales de salud;

VIII. Promover en las entidades federativas los programas prioritarios de salud;

IX.  Estudiar y proponer esquemas de financiamiento complementario para la atención de la salud pública;

X. Proponer medidas para coordinar acciones en el marco del Sistema Nacional de Salud;

XI. Proponer acciones tendientes a la integración funcional del Sistema Nacional de Salud;

XII. Opinar sobre los proyectos de convenios de coordinación para la prestación de servicios de atención médica de las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud;

XIII. Establecer comisiones y grupos de trabajo que sean necesarios para el estudio de temas que contribuyan al correcto desempeño del Consejo Nacional de Salud y apoyen la consecución de sus objetivos.

 

Hablando sobre el mecanismo para la implementación de la Estrategia se basa en dos ejes principales:

Eje 1. Fomento sanitario a la población.

Eje 2. Operativos conjuntos de vigilancia sanitaria.

 

En relación a las actividades que comprenden el eje para el fomento sanitario a la población, mismas que ya están en marcha, son:

 

1. Difusión e implementación de la “Guía para las buenas prácticas que fomente no vender alcohol a menores en puntos de venta”, orientada a los centros de consumo y puntos de venta:

Centros de consumo: Protocolo para garantizar la mayoría de edad de los clientes que consuman bebidas alcohólicas y prohibición de la entrada a menores de edad.

Puntos de venta: Protocolo para garantizar la mayoría de edad de los clientes que adquieran bebidas alcohólicas y registrar a través de una bitácora las ventas, asentando los datos de la credencial de elector para mexicanos o pasaporte para extranjeros.

2. Campañas de sensibilización a padres de familia y menores sobre el consumo de alcohol en instituciones educativas.

3. Prohibición de publicidad de bebidas alcohólicas en camisetas deportivas para menores de edad.

4. Reuniones y convenios de concertación de acciones con las diferentes asociaciones y cámaras involucradas.

5. Circulación de material de difusión como i) rótulos en la pared de los establecimientos, ii) volantes, iii) brazaletes y iv) folletos, en los cuales se promueve la prohibición para servir, vender u ofrecer bebidas alcohólicas a menores de edad.

 

Con respecto al eje 2, “Operativos conjuntos de vigilancia sanitaria”, se tienen las siguientes acciones:

 

1. Implementación de operativos conjuntos entre CONADIC, COFEPRIS y el Sistema Federal Sanitario, los cuales se realizarán en los horarios de mayor venta de bebidas alcohólicas y con el acta de verificación sanitaria en la que se incluye el punto para el control de bebidas alcohólicas a menores.

2. Aplicación de medidas de seguridad como suspensión parcial o total de actividades e imposición de multas administrativas hasta de $876,480.00 en caso de evidencia de venta de alcohol a menores.

3. Presentación de denuncia de hechos ante el Ministerio Público competente.

4. Publicación en las páginas web de COFEPRIS y CONADIC de los resultados y mensajes de fomento para evitar la venta de alcohol a menores de edad.

5. Aplicación del Protocolo de Atención a Menores de Edad por parte de la CONADIC, “El Menor de Edad en Ningún Momento está en Conflicto con la Ley”. Dicho protocolo consiste en la intervención de la CONADIC una vez que se ha detectado que un menor de edad está consumiendo bebidas alcohólicas. En ese momento, CONADIC solicita la presencia de los padres de familia o tutores responsables del menor para la sensibilización y orientación sobre los efectos del alcohol.

 

El consumo de alcohol provoca graves efectos secundarios a la salud de la población en cualquier edad, por lo que, de acuerdo a las atribuciones de la COFEPRIS, somos responsables de crear políticas y estrategias para la prevención y protección contra riesgos sanitarios a través de la elaboración, promoción y coordinación de programas; acciones de capacitación y campañas de difusión y comunicación de riesgos sanitarios, así como el fomento de la cultura sanitaria dirigidas a la industria, organizaciones sociales, organismos públicos y privados, integrantes del sistema federal sanitario y población en general, con el propósito de mejorar la condición sanitaria de productos, servicios y establecimientos así como para generar conciencia de las medidas preventivas de protección para la salud.

 

La Estrategia Nacional para la Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas en Menores de Edad obedece a la misión sobre la protección contra riesgos sanitarios por medio de la regulación, fomento y control sanitario en el territorio nacional.

 

 

 

Buenas prácticas para prevenir riesgos sanitarios


VIDEOS


 

LO MÁS RECIENTE

 

 

 

 

TE RECOMENDAMOS