Autor:
Lic. Álvaro Israel Pérez Vega
Comisionado de Operación Sanitaria


Lic. David Guzmán Salgado
Director Ejecutivo de Supervisión y Vigilancia Sanitaria

 

Carmen padece diabetes desde hace 4 años y comenzó a sentirse agotada, con sueño, sin ánimos de realizar sus actividades cotidianas; al contarlo a una amiga, ésta le recomendó tomar un producto supuestamente naturista, elaborado con un derivado del maguey que se vendía por internet o por llamada telefónica; sin embargo, a los pocos días de que Carmen lo comenzó a consumir, experimentó algunos efectos secundarios como mareo, vómito y dolor muscular.

Palabras clave: Producto naturista, inulina de maguey, enfermedades, verificación, salud, comunicado, COFEPRIS.


Le ocurrió a Carmen.

 

Carmen es una mujer de 34 años, diabética desde hace cuatro, mamá de dos niños, que se dedica a las actividades del hogar y al cuidado de sus pequeños. Hace algunos días se sintió inusualmente agotada, con sueño y con pocas ganas de realizar sus tareas diarias; al comentarlo con sus amigas, una de ellas, Ana, le recomendó tomar un producto que calificó como “naturista” porque sabía que era elaborado con un derivado del maguey, también le dijo que únicamente lo podía adquirir por internet o por solicitud telefónica con pago directo, a la entrega del producto en su domicilio.


Ana, comentó además que el producto lo recomendaban ampliamente para graves enfermedades como diabetes, gastritis, colitis, cáncer de próstata, problemas digestivos, entre otros, por lo que Carmen se convenció de adquirirlo y llamó al número telefónico proporcionado por Ana.


El producto fue entregado en el domicilio de Carmen y en ese momento fue pagado. Ella preguntó si existían locales comerciales para adquirirlo y el personal que entregó la inulina de maguey informó que sólo se entregaba en el domicilio de las personas que lo solicitaran por medio de internet o vía telefónica.


Carmen consumió el producto un poco más de una semana, tal y como se indicaba en las instrucciones de la caja que contenía el frasco. Al paso de los días, notó que no sentía mejoría en su salud y por el contrario, se  sentía mareada, con una sensación constante de náuseas y con fuertes dolores musculares.


El esposo de Carmen, al notar que se sentía mal, la llevó con el médico familiar, quien al hacer el interrogatorio de rutina, fue enterado del consumo de la inulina de maguey, el cual inmediatamente fue identificado como motivo probable de los malestares de Carmen.


Por ello, el médico indicó la suspensión inmediata del consumo del producto, informó a Carmen y a su esposo que ese tipo de artículos carecen de registro sanitario, evidencia científica y no tienen evaluación de alguna autoridad, por lo que no son confiables.


Por recomendación del médico, Carmen llamó a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) para exponer su caso y denunciar lo sucedido.


Derivado de la denuncia ingresada por Carmen, la COFEPRIS realizó una investigación de la comercialización de la inulina de maguey, identificó la forma de entrega en domicilio, adquirió el producto y con la información obtenida, realizó la verificación sanitaria en el establecimiento que fue ubicado en el estado de Jalisco, asegurando 9 toneladas de materia prima. La COFEPRIS suspendió las actividades y emitió una alerta sanitaria, la cual se dio a conocer al público en la página electrónica www.cofepris.gob.mx subíndice Alertas Sanitarias, en la que se informó a la población que el producto representa un riesgo a la salud por ostentar leyendas curativas de diversas enfermedades y carecer de registro sanitario.


Gracias a la denuncia presentada por Carmen, la COFEPRIS logró realizar acciones con el objetivo de reducir riesgos sanitarios a la población.


En lo que va de la presente administración, la COFEPRIS ha logrado el aseguramiento de más de 3.9 millones de piezas de los denominados “productos milagro”, que de manera engañosa prometían al consumidor propiedades terapéuticas inexistentes, y/o elaborados con ingredientes no permitidos.


Si conoces de algún caso similar, o cualquier otro que represente un riesgo sanitario a la salud de la población, te invitamos a denunciarlos en la página web de esta COFEPRIS www.cofepris.gob.mx, en la sección Denuncia Sanitaria o al teléfono 01 800 033 5050.  

 

 

 

Prevención de riesgos sanitarios a través de testimonios reales.


VIDEOS


 

LO MÁS RECIENTE

 

 

 

 

TE RECOMENDAMOS