Autora:

Dra. María de Lourdes Barrios Aparicio
Centro Nacional de Farmacovigilancia

 

La farmacovigilancia es una actividad clave para la caracterización del perfil de seguridad a largo plazo de los medicamentos. El papel del paciente dentro de la misma es fundamental, ya que al ser quien presenta los síntomas, es quien inicia el proceso de notificación, elemento básico de la farmacovigilancia. Asimismo, los pacientes son parte fundamental para prevenir los errores de medicación, por lo que es importante fomentar entre ellos una cultura de uso adecuado de los medicamentos .

Palabras claves: Farmacovigilancia, reacciones adversas, medicamentos, uso seguro, notificación.

 

¿Qué es la Farmacovigilancia?

La OMS define a la farmacovigilancia como la ciencia y las actividades relativas a la detección, evaluación, comprensión y prevención de los efectos adversos de los medicamentos o cualquier otro problema relacionado con ellos.

 

¿Por qué es importante la Farmacovigilancia?

Cuando se crea un nuevo medicamento, este lleva años de desarrollo y de pruebas a través de estudios, sin embargo, en estos estudios no se puede incluir a todos los que podrían llegar a utilizarlo. Además, generalmente se elige a la población y las condiciones en las que se realizan los estudios, para evitar elementos que puedan confundir los resultados.


Lo anterior significa que para cuando se aprueba un medicamento, generalmente sólo un grupo reducido de personas lo han utilizado y, por tanto, se ha observado que muchas reacciones adversas, interacciones y otros problemas relacionados con los medicamentos no se identifican sino hasta después de varios años de uso. Es por esto que es importante mantener una vigilancia sobre todos los medicamentos que se encuentran disponibles en el mercado, siendo indispensable para ello la participación del paciente, los médicos, las enfermeras, los farmacéuticos y el laboratorio productor, todos ellos coordinados por la Secretaría de Salud a través del Centro Nacional de Farmacovigilancia de COFEPRIS.

 

Como paciente, ¿Qué debo hacer para notificar que estoy presentando malestar al tomar un medicamento?

Como se mencionó antes, el paciente es fundamental para que la farmacovigilancia funcione, si nosotros como pacientes asumimos que las molestias que podamos presentar al tomar un medicamento son normales o que no tiene caso decirle a nadie, estamos evitando que se conozcan los posibles problemas y riesgos asociados al tomarlo o que no se conozca la frecuencia real con que estos se presentan.


Existen varias vías para notificar un problema con un medicamento:


    A través de tu médico.

    A través del laboratorio: la mayoría de los medicamentos en sus insertos, instructivos, caja o página de internet proporcionan algún correo electrónico o teléfono para reportar cualquier problema con sus medicamentos.

    Directamente a COFEPRIS, ya sea por vía telefónica al 50805200 ext. 1452, mediante el correo electrónico farmacovigilancia@cofepris.gob.mx, en la página principal de COFEPRIS o en el Centro Integral de Servicios (CIS) de la COFEPRIS: Mesas de ayuda ubicadas en Oklahoma No. 14 Colonia Nápoles, Delegación Benito Juárez, C.P. 03810

Es importante que sepas que se te solicitará información personal para poder realizar la notificación, sin embargo, los datos que proporciones son confidenciales.

 

¿Qué más puedo hacer como paciente?

Todos como pacientes tenemos dos labores fundamentales dentro de la farmacovigilancia, por un lado, como se mencionó anteriormente, la notificación de los malestares que presentemos y por otra parte, tomar acciones preventivas, es decir, podemos hacer mucho para prevenir problemas de seguridad relacionados con los medicamentos a través de acciones sencillas como las siguientes:

 

    No te automediques, aunque presentes síntomas parecidos a enfermedades que ya has presentado previamente o te lo recomiende alguien porque “tenía lo mismo”, hay padecimientos que tienen más de una causa y el medicamento puede no servir o incluso resultar dañino.

    Mantén los medicamentos en su empaque original, no por ahorrar espacio metas varios medicamentos en una sola caja. Esto puede generar confusión.

    No mezcles el contenido de frascos, aunque sean del mismo medicamento. Esto es porque el lote de producción del medicamento puede no ser el mismo y en caso de que se presente alguna reacción adversa, es importante poder distinguirlo.

    Siempre revisa la fecha de caducidad de los medicamentos antes de tomarlos, un medicamento caduco siempre representa más riesgos.

    Si no puedes reconocer un medicamento, no adivines, mejor no te lo tomes.

    Siempre infórmale a tu médico qué medicamentos o remedios estás tomando, esto incluye medicamentos que tomas todos los días, los que tomas ocasionalmente, tratamientos homeopáticos, vitaminas, remedios herbolarios u otro tipo de tratamientos naturistas. Mientras más información tenga tu médico, mejor podrá decidir cómo evitar interacciones entre estas sustancias.

    Existen algunos alimentos o hierbas que pueden aumentar o disminuir el efecto de un medicamento, ten cuidado de seguir las indicaciones del médico si te indica evitar alguno.

    El efecto de los medicamentos también puede verse afectado si te lo tomas o no con alimentos o si te lo tomas con otra bebida que no sea agua, sigue las recomendaciones de tu médico.

    Es importante que si te indican una hora específica para tomar el medicamento o que dejes pasar cierto tiempo entre medicamentos, respetes estas indicaciones.

    Si el medicamento trae un inserto o instructivo para paciente, es recomendable leerlo, ya que contiene información importante.

    Siempre infórmale a tu médico sobre las alergias o problemas que has presentado antes con algún medicamento.

    Termina los esquemas de tratamiento, es muy posible que a la mitad del mismo te sientas mucho mejor, pero para que sea realmente efectivo, es necesario que lo termines.

    En el caso de medicamentos para enfermedades crónicas, como la diabetes, la hipertensión o la epilepsia, no suspendas el tratamiento, aunque te sientas bien.

    No modifiques la frecuencia o dosis de tu medicamento sin que tu médico te lo indique.

    No deseches los medicamentos en la basura, busca contenedores especiales para tal fin.

    Si cuando tu médico te prescribe un medicamento te surgen dudas, pregunta.

    Si estás tomando un medicamento y sientes algún malestar, comunícate con tu médico.

 

Referencias:

1. La farmacovigilancia: Garantía de seguridad en el uso de los medicamentos - Perspectivas políticas de la OMS sobre medicamentos, No. 09, octubre de 2004. Versión electrónica. Disponible en: http://apps.who.int/medicinedocs/es/d/Js6166s/1.html

2. Como notificar una sospecha de reacción adversa. COFEPRIS de la A a la Z. Farmacovigilancia. Disponible en: http://www.cofepris.gob.mx/AZ/Paginas/Farmacovigilancia/Como-notificar-una-sospecha-de-reaccion-adversa.aspx/AZ/Paginas/Farmacovigilancia/Como-notificar-una-sospecha-de-reaccion-adversa.aspx (consultado 24 de noviembre de 2016)

3. Farmacovigilancia en México. Gobierno de la República. Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios. Acciones y Programas. Disponible en: https://www.gob.mx/cofepris/es/acciones-y-programas/farmacovigilancia-73541?idiom=es (consultado 24 de noviembre de 2016)

 

 

 

 

Recomendaciones para el cuidado de la salud en el día a día


VIDEOS


 

LO MÁS RECIENTE

 

 

 

 

TE RECOMENDAMOS