Autores:
Lic. Álvaro Israel Pérez Vega
Comisionado de Operación Sanitaria


Lic. David Guzmán Salgado
Director Ejecutivo de Supervisión y Vigilancia Sanitaria

 

Verónica es una madre soltera que acude a realizar su despensa a un supermercado; en una de sus visitas compró unos nuggets de pollo preenvasados, al llegar a casa y disponerse a prepararlos, se percató que el producto se encontraba en mal estado y en su empaque se observaba un sobre-etiquetado en la fecha de caducidad, por lo cual y considerando el daño que le pudo haber ocasionado el consumir este alimento decidió hacer una denuncia sanitaria ante la COFEPRIS.

Palabras clave: Fecha de caducidad, fecha de consumo preferente, temperatura de refrigeración, temperatura de congelación, empaque y etiqueta.


Un día de quincena, Verónica entró al supermercado de una cadena comercial al cual acude de forma regular a realizar sus compras para la despensa del mes. Acordándose del encargo de sus hijos, que querían cenar nuggets de pollo, se dirigió al área de productos cárnicos; al elegir el producto, fue cuidadosa en tomar carne de pollo y que el empaque no estuviera maltratado. Al llegar a su casa, de manera inmediata acomodó la despensa en la cocina para posteriormente, preparar la cena. Cuando se dispuso a cocinar los nuggets, la sorpresa que se llevó fue muy desagradable, ya que al destapar el producto y despegar cada pieza, observó que entre ellas había algo con  aspecto algodonoso y verde, como si fuera un tipo de moho. Al revisar con más detalle el empaque y etiqueta del producto, se dio cuenta que este tenía un sobre-etiquetado en el que los empleados de la tienda colocan la información para identificar la fecha de caducidad y de empaquetado; es decir, una etiqueta sobrepuesta cubriendo la original. La primera etiqueta tenía una fecha de caducidad vencida y la etiqueta sobrepuesta una fecha de caducidad vigente.

Después de analizar esta situación y considerando la apariencia tan desagradable que tenía el producto, Verónica decidió no darle de comer este alimento a sus hijos, por temor a que pudieran enfermarse. Debido a que ya era tarde y que su horario de trabajo es muy apretado, no tuvo la oportunidad de poner su queja en el supermercado, pero ella averiguó y decidió hacer una denuncia ante la COFEPRIS por medio de la página electrónica www.cofepris.gob.mx, para que la Autoridad Sanitaria se enterara de esta situación y realizara las acciones necesarias para evitar daños a la salud de la población, por las malas prácticas de los empleados de la tienda comercial y vender productos en mal estado etiquetándolos con información errónea.

 

Derivado de la denuncia ingresada por Verónica, la COFEPRIS realizó un operativo visitando diversas tiendas de cadenas de supermercados, entre ellas la denunciada por Verónica, y poniendo especial atención a los productos cárnicos, cuyos hallazgos principales fueron:

 

Algunos productos tienen la información de fecha caducidad en etiquetas rasgadas o no legibles, así como sobre-etiquetado.

La fecha de caducidad con las que están exhibidos  están vencidas.

No cuentan con fecha de caducidad.

Las condiciones de temperatura de almacenamiento no son las adecuadas.

 

De las visitas de verificación efectuadas por la COFEPRIS a distintas tiendas de cadenas de supermercados, se procedió a la destrucción de todos los productos que se encontraban con fechas de caducidad vencida o sin esta, así como en malas condiciones de almacenamiento. También se procedió a la aplicación de medidas de seguridad, como el aseguramiento y la suspensión  temporal de actividades o servicios de las áreas de los establecimientos que incumplieron con la legislación aplicable y que ponían en riesgo la salud de la población.

Considerando lo anterior y de acuerdo con la normatividad existente, la COFEPRIS recomienda a los consumidores  lo siguiente:

 

Buscar en los productos preenvasados la fecha de caducidad o de consumo preferente. Esta debe contener información clara y completa, sin tachaduras, enmendaduras, ni sobre- etiquetado.

Revisar que los productos refrigerados o congelados estén en buenas condiciones de almacenamiento, es decir menor de 7°C para refrigerados y -18°C para congelados.

Que el envase, empaque y/o embalaje se encuentren en buenas condiciones y sin signos de maltrato o ruptura.

 

Asimismo, es importante tener conocimiento con fundamento en la Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010, donde se establece la información comercial y sanitaria que debe contener el etiquetado de los alimentos preenvasados de fabricación nacional o extranjera, así como las características de dicha información.

Se define la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente como:

 

Es la fecha límite en que se considera que las características sanitarias y de calidad para el consumo de un producto preenvasado, almacenado en las condiciones sugeridas por el responsable del producto, se reducen o eliminan y después de esta no debe comercializarse ni consumirse.

 

 

Es la fecha en que, bajo determinadas condiciones de almacenamiento, expira el periodo durante el cual el producto preenvasado es comercializable y mantiene las cualidades específicas que se le atribuyen, pero después de ésta el producto preenvasado puede ser consumido.

 

 

Finalmente, se hace de su conocimiento que con fundamento en la Norma Oficial Mexicana NOM-213-SSA1-2002, Productos y servicios. Productos cárnicos procesados, se establece que la fecha de caducidad en el caso de productos cárnicos cocidos y crudos, cuando se conserven en refrigeración, debe aparecer señalado día, mes y año y cuando se conserven en congelación, debe aparecer la fecha de caducidad señalando, cuando menos, mes y año.

La COFEPRIS y el Sistema Federal Sanitario han realizado 925,000 verificaciones a establecimientos comerciales con 14,521 suspensiones por malas prácticas y se identifica un acumulado de $1, 391,569 de pesos mexicanos por multas impuestas.

Si conoces algún caso similar o cualquier otro que represente un riesgo sanitario a la salud de la población, te invitamos a interponer una denuncia en la página web: www.cofepris.gob.mx, sección “Denuncia Sanitaria”; en el Centro de Atención Telefónica (CAT) al teléfono 01 800 033 5050 o de manera personal en la ventanilla del Centro Integral de Servicios (CIS).

 

 

 

 

Prevención de riesgos sanitarios a través de testimonios reales.


VIDEOS


 

LO MÁS RECIENTE

 

 

 

 

TE RECOMENDAMOS