Autores:

Lic. Álvaro Israel Pérez Vega
Comisionado de Operación Sanitaria

Ing. José Noé Lizárraga Camacho
Director Ejecutivo de Dictamen Sanitario

Biol. María Del Rocío Burgoa Gutiérrez
Dictaminadora Sanitaria

 

Fecha de publicación: 02 de febrero 2017

Durante la cadena de distribución de medicamentos debe cumplirse con la legislación sanitaria. El medicamento debe llegar al consumidor conservando su calidad, seguridad y eficacia. Pese a las acciones de la Autoridad Sanitaria, existe comercio de medicamentos en establecimientos semifijos, que no cuentan con la documentación sanitaria legal, rastreabilidad y carecen de instalaciones para su conservación, por lo que su venta es considerada como ilegal. Los consumidores deben adquirir medicamentos en lugares establecidos legalmente y denunciar las prácticas ilícitas en la venta de medicamentos.

Palabras clave: Medicamentos, comercio ilegal, denuncia ciudadana.

 

Los medicamentos son los insumos para la salud más utilizados por la población en general, siendo estos una mezcla de sustancias que tienen efecto terapéutico, preventivo o rehabilitatorio. La COFEPRIS vigila que los fabricantes, distribuidores y puntos de venta como las farmacias, cumplan con las condiciones sanitarias y técnicas establecidas en la legislación sanitaria vigente, para garantizar su calidad, seguridad y eficacia.


Como parte de las acciones que ejecuta la COFEPRIS para proteger a la población de riesgos a la salud ocasionados por el consumo de medicamentos, se encuentran las visitas de verificación sanitaria originadas por un programa de vigilancia regular o bien por denuncias ciudadanas, de las cuales se ha detectado la venta ilícita de medicamentos en sitios como puestos ambulantes, tianguis, vía pública o en casas habitación, los cuales son lugares carentes de las condiciones sanitarias requeridas para la conservación y control de los medicamentos, desconociéndose además, su procedencia.


Durante la cadena de distribución de los medicamentos hasta los puntos de venta, es indispensable que se transporten en vehículos limpios, libres de fauna nociva y plagas y acondicionados para mantener las circunstancias requeridas para su adecuada conservación. Asimismo, los fabricantes, distribuidores y comercializadores, deben garantizar la rastreabilidad de los productos a través de documentos que respalden su manufactura y posesión legal. Estos documentos deben indicar lote, fecha de caducidad y presentación, entre otros datos. Esta información permite detectar irregularidades que pudieran representar un riesgo a la salud de los consumidores.

 

El adquirir medicamentos en lugares irregulares, además de trasgredir la ley, ocasiona que el consumidor corra diversos riesgos, entre los que destacan:

 

Carecer total o parcialmente del fármaco (principio activo), por lo tanto los beneficios esperados del producto no ocurrirán. Es decir no cuentan con eficacia comprobada.


Desconocimiento de información de su fabricación, lo cual puede implicar que se utilice materia prima de mala calidad, pudiendo estar contaminada o caduca.


Información falsa en su etiqueta. Lo cual puede significar que carece de registro sanitario.


Medicamentos que se expendan de modo fraccionado, cuando su medicación debe ser apegada a un tratamiento.


Debido a que se comercializan en puestos semifijos como tianguis o en casas habitación, los medicamentos carecen de las condiciones sanitarias requeridas para su conservación, ya que se encuentran sobre el piso, expuestos al polvo, al sol y a las plagas, no garantizando que estos medicamentos conserven calidad, seguridad y eficacia.


No existe la certeza de que sean originales, o bien, que sean producto de robo, es decir, ilegales; esto conlleva el peligro de que su consumo podría agravar el padecimiento o condición a tratar.


Por lo anterior, la Autoridad Sanitaria con el apoyo de la industria farmacéutica, ha implementado acciones entre las cuales existe una coordinación con la industria farmacéutica para analizar en conjunto las etiquetas de los productos que se muestrean en operativos o bien realizar el análisis de identidad del insumo y de esta manera constatar la autenticidad o falsificación del mismo. De esta forma es posible evitar el comercio ilegal de los medicamentos.


Del año 2010 al 2016 se han realizado 158 operativos en el país, asegurándose 385.2 toneladas de medicamentos encontrados en estos puntos de venta de manera fraccionada, sin registro sanitario, con irregularidades en su etiquetado y caducos, además de no contar con las condiciones de almacenamiento y venta requeridos.

Sin embargo, dada la distribución y la forma en la que opera el comercio ilegal, es importante la colaboración de la ciudadanía, por lo que se exhorta a la compra de medicamentos en puntos de venta legalmente establecidos y hacer uso de la denuncia ciudadana en cuanto se detecten prácticas que pongan en riesgo la salud de la población, en la página:

http://www.gob.mx/cofepris/acciones-y-programas/denuncias-sanitarias

 

 

 

Nuestros lectores nos cuentan sobre sus experiencias y dudas en relación a COFEPRIS


VIDEOS


 

LO MÁS RECIENTE

 

 

 

 

TE RECOMENDAMOS